Niños e Internet: Cómo evitar las compras accidentales

Casi una tercera parte de la población española realiza ya compras online. Además España ocupa el cuarto lugar de la Unión Europea en comercio electrónico y representa el 11% del total de las compras.
Leerlo te llevará 4 minutos
Las nuevas tecnologías forman parte de nuestra vida y nos facilitan nuestras tareas cotidianas: Desde consultar el tráfico, el tiempo, mirar nuestra agenda o realizar la compra. Precisamente, la compra online es, en esta era de la digitalización, una de las principales actividades que realizamos a través de nuestros dispositivos móviles y digitales. De hecho, según los datos recogidos en el último informe del Consejo Económico Social (CES), casi una tercera parte de la población española realiza ya compras online. Además España ocupa el cuarto lugar de la Unión Europea en comercio electrónico y representa el 11% del total de las compras, según los datos que también aporta el estudio del E-shopper barometer realizado por DPD Group y Seur.

A las facilidades que nos aporta esta actividad, como evitar desplazamientos, la inmediatez de transacción y entrega, se añade sin embargo el problema de que esta compra se produzca de forma accidental por parte de menores a nuestro cargo o de nuestros hijos. Y es que ellos, inevitablemente, forman parte de una sociedad digitalizada, de modo que el contacto con estos dispositivos suele ser algo habitual en ellos. Pero no por ese motivo debemos prohibir su relación con la tecnología. Al contrario, como padres o tutores responsables debemos proporcionarles una educación sana en el uso de las nuevas tecnologías y advertirles de que estos pequeños accidentes pueden pasarnos una factura demasiado elevada a final de mes.

Todos los expertos en digitalización coinciden: Prohibir el uso de las nuevas tecnologías a las nuevas generaciones es contraproducente y además antinatural en la sociedad en la que vivimos. Para ello una buena forma de asistir a nuestros pequeños es establecer un espacio común, con un horario limitado y siempre acompañando a nuestros menores mientras hacen uso de las aplicaciones en nuestros smartphones, tablets o cuando navegan por Internet.

La tecnología como aliada

Además de los métodos educativos, la propia tecnología nos brinda la clave para realizar una navegación segura y evitar descuidos indeseados, como los que analizamos a continuación:

Filtros de navegadores

Una de estas medidas de control son los llamados filtros de navegadores, una fantástica herramienta para proteger a niños y niñas hasta los 10 años. Con estos navegadores pensados para los más pequeños podemos tener un entorno 100% seguro con contenidos y entornos adaptados a la edad del pequeño con juegos, vídeos y actividades educativas. La principal ventaja de estas herramientas es que dan acceso sólo a sitios de una lista blanca con temas apropiados y adaptados a sus necesidades de aprendizaje. Uno de los más populares es Zoodles, del que hay opción gratuita y otra versión premium, con un coste de 7€ al mes, que incluye cuentos infantiles, control parental y eliminación de publicidad, lo que borra la posibilidad de hacer compras tentadoras.

Programas de control parental

Asimismo, los programas de control parental son otra buena opción. Con ellos protegemos a los menores de que accedan a contenidos inapropiados o bien realicen una compra en espacios donde es relativamente fácil efectuarla. Mediante una configuración en los sistemas de Windows o Apple podemos crear una cuenta específica para el menor donde podemos elegir desde el horario de uso, bloquear aplicaciones y juegos hasta establecer aquellas páginas que consideramos apropiadas para ellos y hacerlas accesibles. En este caso Qustodio es uno de los programas de control parental más popular ya que es compatible con múltiples sistemas operativos, se puede instalar tanto en ordenadores como teléfonos y es gratuita, aunque dispone de versión premium de pago con más funciones de protección.

Buscadores específicos para niños 

Existen otras medidas efectivas para la protección de los menores a la hora de usar Internet y son los buscadores infantiles. Así, aunque configuremos Google con los programas de control parental que tiene por defecto, podemos optar por otros buscadores como son Kiddle, Bunis o Buscador Infantil. La particularidad de estas herramientas es que todas ellas emplean Google como motor de búsqueda, pero realizan un potente filtrado de todos aquellos contenidos inapropiados para los pequeños.

Medidas de control de compras en otros dispositivos

Aplicaciones

En el caso de dispositivos móviles, como los teléfonos inteligentes, se puede recurrir también a la creación de entornos seguros que permiten escoger aquellas aplicaciones apropiadas para el menor. Este es el caso de Kids Place o de Kido’z que, entre otras medidas, bloquean llamadas entrantes, conexiones inalámbricas como las WIFI públicas y evita que nuestros pequeños descarguen apps y realicen compras.  En el caso de Kids Place está disponible de forma gratuita en Play Store mientras que Kido´z se puede usar gratis durante una semana, pero después es de pago con un coste inferior a los 5€ al mes.

Configuración de Smartphones

No obstante, y para lograr una mayor seguridad y protección de nuestros menores, tanto Windows como Apple tienen la opción de desactivar la pestaña de compras para aplicaciones específicas, además de poder introducir contraseñas en el apartado de ajustes, en el caso de iOS, y restricciones, en el caso de Android. De esta forma, podemos proteger nuestra cuenta bancaria de adquisiciones involuntarias. Pero en caso de no haber configurado a tiempo nuestros sistemas en smartphones y tablets y la compra ya se haya efectuado, ambos cuentan con políticas de reembolso en un plazo de 15 días para el caso de Apple Store y un plazo menor en el caso de Play Store.

Control en las Redes Sociales

Estas compras, sin embargo, no siempre se producen a través de las apps propiamente de compras de los sistemas operativos de nuestros smartphones o tabletas. Las redes sociales se han ido sumando poco a poco a los beneficios de las compras online facilitando al usuario la adquisición de todo tipo de productos y servicios.

Este es el caso de Facebook que, además de estar presente en nuestro ordenador, también viaja con nosotros en nuestros dispositivos móviles, de ahí que también sea imprescindible configurarla para evitar cualquier compra accidental por parte de los pequeños. Ahora, si ya se ha producido el error, Facebook incluye igualmente una política de devolución de dinero siempre que aleguemos que la compra ha sido realizada por un menor sin autorización.

Así pues, la tecnología está para ayudarnos y puede hacerlo facilitando la protección de nuestros hijos y aportando toda la tranquilidad a los adultos mediante la configuración de contraseñas y claves de seguridad. De esta forma, además de crear entornos más seguros en nuestros dispositivos móviles para evitar compras accidentales por parte de los más pequeños, ambas partes nos beneficiamos de los buenos momentos y de las facilidades que las nuevas tecnologías nos aportan en nuestras tareas diarias.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizás te guste

Cómo planificar tu jubilación más allá de tus finanzas

Jubilarse va mucho más allá de hablar de dinero. Jubilación es igual a descanso, viaje, familia… Te damos varios consejos para planificar la tuya.

5 ideas para manejar la contabilidad doméstica con eficacia

Vivimos a toda velocidad atendiendo compromisos sin detenernos a analizar el estado de nuestras finanzas, pero la solución está al alcance de tu mano: diseñar y mantener una contabilidad doméstica.

5 técnicas de ahorro efectivas y fáciles de aplicar

A todos nos preocupa conocer cómo van nuestras cuentas y si llegamos bien a fin de mes y cómo lo hacemos. Estas cinco pistas te ayudarán a saber cómo ahorrar con eficacia.