Guía básica para principiantes: ¿qué es eso de invertir en bolsa?

Esto es lo que tienes que saber sobre los mercados de valores y los pasos que debes dar antes de hacer tu primera inversión.

Leerlo te llevará 6 minutos

Si tienes dinero ahorrado y quieres sacarle beneficio, una buena idea puede ser invertir en bolsa. Esto es lo que tienes que saber sobre los mercados de valores y los pasos que debes dar antes de hacer tu primera inversión


El cine nos ha mostrado en muchas ocasiones las historias de corredores de bolsa de Wall Street que se hacen millonarios. Aunque todos hemos soñado con ello en alguna ocasión, es una utopía complicada, pero sí que puedes sacarle un beneficio a esos ahorros que se aburren en el fondo de la cuenta corriente.

Para hacerlo bien, antes es importante hacerse unas cuantas preguntas. ¿Cómo funciona la bolsa? ¿Cuánto dinero hay que tener para empezar a invertir? ¿Cómo evitar quedarnos sin blanca? Te damos las claves.

¿Qué es la bolsa de valores?

Por definición, la bolsa es la institución económica donde se efectúan transacciones públicas de compra y venta de valores. De manera más cercana, “es el sitio donde las empresas se trocean y la gente puede comprar una parte minoritaria de ellas y participar de su beneficio y crecimiento”, explica el experto en economía y autor del libro Inversión en tiempos de tipos bajos, Alejandro Nieto.

Las raíces de la bolsa son belgas y debe su nombre a la familia Van der Buërse, de Brujas (Bélgica), propietaria de un edificio donde se realizaron reuniones mercantiles y transacciones económicas muy importantes en el siglo XIII. El escudo de armas de esta familia de banqueros no era otro que tres monederos de piel en forma de bolsa.

La actividad económica que tenía lugar en la ciudad flamenca comenzó a llamarse Buërse y la palabra se extendió a lo largo de los años a otras ciudades hasta que en 1602 se formó la primera bolsa oficial de valores en Ámsterdam (Holanda).

¿Por qué salen a bolsa las empresas?

Las compañías tienen dos motivos principales para salir a bolsa: obtener capital para poder impulsar su crecimiento y generar liquidez para sus accionistas privados. Estar en una bolsa de valores genera beneficios añadidos, como ganar prestigio y credibilidad.

Vocabulario básico: acciones, ‘traders’ y brókeres

El argot de la bolsa es vasto y complejo, y es fácil perderse. Lo primero que hay que entender es qué son las acciones: los valores con los que se comercializa en la bolsa y representan las partes en que se divide el capital de una sociedad o empresa. El valor teórico de cada una de ellas es el resultado de dividir el patrimonio social entre todas las acciones emitidas.

Entre los jugadores que participan en bolsa, también hay dos términos clave que debes diferenciar:

  • Trader: El operador o negociador, “es la persona que se dedica a comprar y vender acciones, a través de la plataforma que facilita el bróker”, explica el trader y formador del Instituto y Consultoría Bursátil José Antonio Piñero.
  • Bróker: Es el intermediario financiero, que puede ser un corredor de bolsa, un banco como Banco Santander, o una empresa de inversión. “Es una plataforma que da la opción de comprar y vender las acciones de las empresas, es decir, son quienes tienen licencia para operar dentro del mercado bursátil”, explica Piñero.

Quiero invertir, ¿cuándo es un buen momento?

Según los expertos, siempre. “Hay que mentalizar a cualquier ciudadano, ya sea funcionario, frutero o periodista, de que para mejorar su estilo de vida debe tener una mentalidad inversora, es decir, destinar una parte de sus ahorros a inversiones”, explica el cofundador y director ejecutivo de La Escuela de Inversión, Juan Haro.

¿Cuánto dinero hace falta para empezar?

En cifras, depende del mercado en el que queramos invertir. “En el mercado de futuros lo normal es comenzar con unos 5.000 o 10.000 euros; en el de criptomonedas puedes hacerlo con 5 euros”, indica Haro. Eso sí, “en bolsa nunca invertiría un dinero que pueda necesitar antes de cinco años, es una inversión a largo plazo”, explica Nieto.

¿Cómo se obtienen los beneficios?

Una vez que se ha adquirido ese trocito minoritario de una empresa hay dos formas de ganar dinero:

  • Reparto de dividendos. Algunas empresas reparten sus beneficios (si los hay) a los accionistas de manera proporcional a su participación.
  • Mayor valor de la participación. La empresa puede aumentar su valor en bolsa, de manera que hay más gente que quiere comprar esas acciones, que ahora son más caras, y los beneficios de venderlas son mayores.

Nieto hace una comparativa con el mercado inmobiliario: “Si tienes una vivienda y la alquilas, obtienes una renta mensual; si la zona del inmueble sube de precio y lo vendes, ganas un beneficio respecto a cuando lo compraste”.

Estos beneficios obtenidos hay que declararlos a Hacienda como rentas del ahorro, con porcentajes de tributación progresivos: hasta los 6.000 euros, al 19%; entre 6.000 y 50.000, al 21%; y a partir de los 50.000 euros, con un 23%.

¿Por dónde empiezo si quiero invertir?

  1. Sumérgete en el ambiente bursátil. Empápate todo lo que puedas de la cultura de la bolsa. “Habla con la gente que está operando, tómate un café con inversores, ponte vídeos en YouTube de brókeres, haz algún curso gratuito”, enumera Haro.
  2. Memoriza el “triángulo del mercado inversor”. Para Haro, hay tres patas imprescindibles que deben tenerse presentes todo el tiempo.
  • Gestión monetaria. Estudiar muy bien la rentabilidad y el riesgo que podemos asumir para no perder todo nuestro dinero.
  • Sistema estratégico. Es el que te marca cuándo entrar y salir del mercado. Se define una proporción de beneficio y pérdida, por ejemplo 3:2 (cuando triplicas el valor y cuando pierdes el doble, sales del juego), para mantener la mente fría y no quebrar.
  • Gestión emocional. Según Haro, la parte más difícil, porque “la gente cree que está preparada, pero la bolsa está diseñada para que pierdan su dinero”. No te vuelvas loco, ganes o pierdas, y no te pases de listo.
  1. Empieza con una cuenta en simulado. “Abre una cuenta en simulado con un bróker cualquiera, empieza a curiosear, a hacer operaciones y a explorar todos los mercados disponibles; como si fuera un videojuego”, dice Haro. Cuando empieces a obtener resultados puedes pasar a operar con una cuenta pequeña en real.
  2. Búscate un mentor. Si quieres especializarte de verdad, “debes buscar un profesional que realice las estrategias y sistemas que quieres aprender para que te mentorice en el proceso”, indica el trader José Antonio Piñero.
  3. Pregúntate si de verdad te gusta. “Hay gente que se acerca a la bolsa como a una casa de apuestas, pensando solo en ganar dinero. Si no te gusta, no vas a aguantar en las rachas malas”, señala Haro.


¿Cómo y dónde debo invertir?

La clave: diversificación tanto en sectores como en zonas geográficas. “Hay que diversificar y no apostar todo a una empresa por sólida que parezca”, señala el experto en economía Alejandro Nieto. Tampoco tienes que quedarte dentro de las fronteras bursátiles de tu país, puedes invertir en cualquier bolsa desde cualquier sitio. “Esa es la magia de los mercados financieros. Con la tecnología, todo es accesible”, indica Haro.

Según la Universidad de Bolsa, los diez principales mercados bursátiles del mundo son la Bolsa de Nueva York (EE. UU.), el NASDAQ (EE. UU.), la Bolsa de Tokio (Japón), la Bolsa de Londres (Reino Unido), la Bolsa de Hong Kong (China), la Bolsa de Shanghái (China), la Bolsa de Toronto (Canadá), la Deutsche Börse (Alemania), el Australian Securities Exchange (Australia) y el Bombay Stock Exchange (India).

Consejos y estrategias para invertir sin arruinarse

Las ventajas de invertir en bolsa saltan a la vista: conseguir beneficios a partir de nuestro capital, ganar un dinero que podemos tener disponible cuando queramos, generar ahorros para el futuro y, por qué no, aprender del mundo cambiante de las bolsas de valores. Sin embargo, también hay una desventaja latente: la posibilidad de perder nuestra inversión, ya sea por inexperiencia o por la impredecibilidad del mercado. Para evitar esta situación, hay que tener en cuenta las siguientes estrategias:

  • Saber cuándo parar. “Cuando empiezas a operar debes establecer claramente cuánto estás dispuesto a perder y nunca superar ese límite”, indica Piñero. Por ejemplo, “no debes superar el 1% o 2% de tu capital al hacer operaciones”, establece Haro.
  • Nadar a contracorriente. “Hay que comprar cuando todo el mundo vende y vender cuando todo el mundo compra. Cuando hayas conseguido tu objetivo de rentabilidad, aunque las acciones sigan subiendo, te marchas”, afirma Haro.
  • Inversión pasiva. Convertirse en un experto requiere tiempo y es complicado. Si no disponemos de él, otra opción es que una empresa haga las negociaciones bursátiles (trading) por nosotros.
  • Mucha, mucha paciencia. Si tus acciones bajan mucho de valor, no entres en pánico y vendas a toda prisa. Aguanta, todo lo que baja tiene que subir; al menos, en bolsa.

 

Por Patricia Ruiz Guevara

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizás te guste

5 ideas para manejar la contabilidad doméstica con eficacia

Vivimos a toda velocidad atendiendo compromisos sin detenernos a analizar el estado de nuestras finanzas, pero la solución está al alcance de tu mano: diseñar y mantener una contabilidad doméstica.

Cómo planificar tu jubilación más allá de tus finanzas

Jubilarse va mucho más allá de hablar de dinero. Jubilación es igual a descanso, viaje, familia… Te damos varios consejos para planificar la tuya.

5 técnicas de ahorro efectivas y fáciles de aplicar

A todos nos preocupa conocer cómo van nuestras cuentas y si llegamos bien a fin de mes y cómo lo hacemos. Estas cinco pistas te ayudarán a saber cómo ahorrar con eficacia.