Familia

Educación financiera: agente de cambio de la sociedad

Es importante hablar a los niños del dinero con naturalidad. Y explicarles que es fruto del esfuerzo y del trabajo.

Leerlo te llevará 4 minutos

En el Día de la Educación Financiera, Banco Santander se suma al compromiso de fomentar esta actividad para el desarrollo responsable de las comunidades. Solo en 2018, más de 360.000 personas se beneficiaron de los programas de educación financiera que lleva a cabo la entidad.


La educación financiera como motor de progreso

Para Banco Santander, la inclusión financiera es clave para reducir la pobreza, aumentar la prosperidad y contribuir a siete de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible marcados por Naciones Unidas. De hecho, la entidad llevó a cabo el año pasado proyectos que beneficiaron a más de 360.000 personas en los diferentes países en los que opera.

Impulsar la inclusión financiera es, por tanto, una de las principales prioridades del Santander en materia de Banca Responsable, y motivo –entre otros- por los que ha sido recientemente reconocido como Banco más sostenible del mundo, según el Dow Jones Sustainability World Index. El objetivo de la entidad en materia de educación financiera se centra en tres ejes específicos: acceso, a través de las tecnologías digitales, como la app Superdigital en Brasil, Chile y México; financiación, con la concesión de microcréditos, especialmente a emprendedores sociales con rentas bajas y la aportación de soluciones financieras para personas o familias en dificultades económicas; y resiliencia, mejorando el conocimiento financiero de las personas, al enseñarles a utilizar los servicios de forma eficiente y generarles mayor confianza para facilitar la toma de decisiones.

De hecho, la entidad se ha marcado como objetivo empoderar en términos financieros a más de 10 millones de personas mediante programas de educación financiera, operaciones de microfinanzas y otras herramientas para proporcionar acceso a los servicios financieros de aquí a 2025.

Cómo enseñar educación financiera a los niños

Uno de los colectivos donde más está trabajando la entidad son los niños. Y es que el dinero forma parte de nuestras vidas desde la infancia: contar con una buena economía, ahorrar o poder afrontar gastos es parte de la vida diaria de cualquier persona. Por ello, es importante hablar a los niños del dinero con naturalidad, y explicarles que es fruto del esfuerzo y del trabajo.

Los niños suelen seguir el ejemplo de sus padres. Si los padres no planifican su economía, es probable que ellos tampoco lo hagan. Enseñarles a administrar el dinero, a no comprar de manera compulsiva, sino estableciendo prioridades y diferenciando entre lo necesario y lo deseado son algunos de los retos a los que se enfrentan los padres a la hora de educar a los niños en materia financiera. Cuando se convierten en adolescentes, es conveniente involucrarles en la planificación del presupuesto familiar para que entiendan los objetivos financieros comunes.

Cómo hablar del dinero a un niño

Es imposible que los pequeños valoren el dinero si no se les enseña. A partir de los cinco años, ya suelen ser capaces de comprender aspectos financieros básicos. Hay algunos asuntos que conviene trasladarles para ponerles en el contexto adecuado:

  • Que mamá y papá tienen que trabajar mucho para ganar dinero.
  • Que cuando nos pagan por realizar un trabajo, el dinero queda depositado en un banco.
  • Que ese dinero es necesario para pagar cosas importantes (la casa, la comida, el colegio, la ropa, el ocio…).
  • Que cada vez que se saca dinero del cajero va quedando menos en el banco y, si se gasta todo, ya no hay más.
  • Que tener más o menos dinero no hace que una persona sea mejor o peor que otra.

Se pueden buscar ocasiones para favorecer esta conversación. Por ejemplo, cuando acudimos a un cajero para sacar dinero acompañados de nuestros hijos, también cuando vamos a hacer juntos la compra, o cuando estemos eligiendo el apartamento para las vacaciones.

El valor de la paga

Dar a los niños un dinero semanal o mensual es un buen método para que experimenten por primera vez lo que es tener independencia financiera. No obstante, deben aprender a gestionarlo, ya que las actitudes y hábitos de gasto que desarrollen con su primera paga serán difíciles de modificar en el futuro.

La forma en la que se le da dinero depende del criterio de los padres. Algunas familias lo hacen semanal o mensualmente, mientras que otras, añaden paga adicional por buenas notas o buena conducta. Aunque hay que recordar que el objetivo de este método es que aprendan a gestionar bien su dinero y no solo premiar su comportamiento. Así, evitaremos que los niños ordenen su cuarto o se esfuercen en los estudios solo cuando necesitan dinero.

Con respecto a la cuantía, dependerá de las posibilidades de la familia, pero dar demasiado dinero puede inculcarles malos hábitos. Para empezar, lo recomendable es hacer una lista con los gastos que queremos que los niños asuman y que varían según la edad: juguetes, videojuegos, libros, entradas para el cine, teléfono móvil… Esa paga deberá incluir la cantidad específica para que pueda costearse eso y algo más para que pueda ahorrar.

También es muy importante explicarle por qué se le da el dinero, cuánto recibirá y qué responsabilidades tendrá.

Fomentar el ahorro

Uno de los momentos más eficaces para comenzar a enseñar a los pequeños a ahorrar puede ser cuando se encaprichen de algo. Ahí se puede aprovechar la oportunidad para explicarles que pueden comprarlo con su propio dinero y que nosotros les ayudaremos a hacerlo.

Se puede seguir este método: hacer que el niño ponga por escrito lo que quiere y colocar el papel en un lugar visible. Después, le podemos ayudar a calcular cuánto tiene que ahorrar y cuánto tiempo necesitará para conseguirlo. La primera vez que se plantee ahorrar para comprar algo es esencial que salga bien y que vea recompensado su esfuerzo.

Otro consejo: olvidarnos de las huchas de cerditos tradicionales. Los pequeños deben ver cómo crecen sus ahorros, así que el recipiente donde guarde su dinero debe ser transparente. De esta manera, se sentirá más motivado.

Es recomendable que sus primeros objetivos sean fácilmente alcanzables en dos o tres semanas. A medida que crezca, podrá fijarse plazos más largos para comprar cosas más caras. Para evitar que se frustre, se le puede proponer realizar pequeños trabajos para ganarse un dinero extra.

Su primera cuenta bancaria

Prácticamente todos los bancos disponen de cuentas de ahorro y otros servicios específicos para niños y jóvenes. De hecho, la mayoría ofrece incentivos como sorteos, viajes, entradas a conciertos o videojuegos.

Las cuentas para niños se caracterizan por:

  • Liquidez total, es decir, posibilidad de retirar e ingresar dinero libremente.
  • Sin comisiones, ni gastos.
  • Bajo tipo de interés.
  • Los titulares pueden ser desde recién nacidos hasta personas de 25 años.

Estas cuentas son muy útiles para que los pequeños vayan habituándose al ahorro y tienen un carácter financiero, pero también educativo. Cuando acudas al banco con ellos, hazles sentir importantes, responsables y trata de que interactúen con los empleados del banco.

 

 

 

1 comment
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizás te guste

Rosa Mesquita: una historia de Brasil sobre los microcréditos

Conoce la historia de Rosa Gomes da Silva Mesquita, una mujer emprendedora de Amarante, que dedica su vida a los niños de su ciudad que carecen de medios para poder acceder a la educación.

5 ideas para manejar la contabilidad doméstica con eficacia

Vivimos a toda velocidad atendiendo compromisos sin detenernos a analizar el estado de nuestras finanzas, pero la solución está al alcance de tu mano: diseñar y mantener una contabilidad doméstica.

5 técnicas de ahorro efectivas y fáciles de aplicar

A todos nos preocupa conocer cómo van nuestras cuentas y si llegamos bien a fin de mes y cómo lo hacemos. Estas cinco pistas te ayudarán a saber cómo ahorrar con eficacia.