Cómo planificar tu jubilación más allá de tus finanzas

Jubilarse va mucho más allá de hablar de dinero. Jubilación es igual a descanso, viaje, familia… Te damos varios consejos para planificar la tuya.

Leerlo te llevará 3 minutos

Hablar de jubilación es hablar de tiempo libre, de descanso y, cómo no, de ahorro. Sin embargo, esta etapa de nuestra vida va mucho más allá del dinero


Tu planificación financiera es una pieza del puzle que conforma el resto de tus necesidades y preocupaciones vitales. Es cierto que el dinero es clave, pero sobre todo por lo que te puede aportar en otros sectores. Sin el dinero suficiente, tampoco podrás tener la jubilación que imaginaste.

Planifica tus finanzas a la hora de la jubilación

El dinero proporciona tranquilidad. De hecho, según un estudio de la compañía Merril Lynch recogido por la web preahorro.com, el 88% de los ciudadanos busca sosiego mental para sus finanzas personales, mientras que solo el 12% quiere acumular el máximo dinero posible.

Eso hace que muchos terminen arrepintiéndose de sus decisiones. Tanto es así que un 36% asegura que habría actuado de otra manera con su dinero. Comparativamente solo un 18% hubiese hecho algo diferente con su carrera profesional y un 15% con su salud. Entre las decisiones que hubiesen tomado, un 90% cree que habría gastado menos y un 79% habría buscado asesoramiento financiero.

La salud al jubilarse

“Lo importante es tener salud” es una frase que todos hemos pronunciado alguna vez. La mayoría de las personas prefiere tener salud al jubilarse por delante del dinero, de la familia y los amigos.

Sin embargo, es uno de los factores a los que se le suele prestar menos atención. Uno de los fallos que más cometemos al planificar nuestra jubilación es pensar que nuestro estado será el mismo a los 60 años que a los 80. Este es uno de los costes que no sabemos prever.

Lo mejor es tener hábitos saludables a lo largo de tu vida y evitar vicios que puedan aumentar la probabilidad de que sufras una enfermedad grave. Por ejemplo, un cuidador a tiempo completo puede costarte entre 800 y 1.200 euros más las cuotas de la Seguridad Social. No hablemos ya de si necesitas u optas por tratamiento médico privado.

Trabajo después de la jubilación

Puede resultar increíble, pero según datos de la empresa Aegon, sólo un 48% de los españoles prevé abandonar su trabajo cuando se retire, mientras que un 39% seguirá ejerciendo, aunque de distinta manera.

Existen cuatro tipos de jubilados trabajadores:

  • Quienes lo hacen porque les gusta su trabajo.
  • Los que colaboran con ONGs.
  • Los que lo hacen por sus conexiones sociales.
  • Los que trabajan por necesidad económica (suponen un 28%).

La familia en la jubilación: felicidad ¿y disputas?

La familia es una de las principales fuentes de felicidad. Sin embargo, a veces, ese cariño también genera tensiones emocionales y económicas.

Por una parte, se encuentra el sentimiento de carga. Nadie quiere suponer un problema o carga para su familia, sobre todo las personas mayores. Y por otro lado, la tensión ajena. Uno de los casos más frecuentes es que los padres se convierten en un banco familiar que presta dinero a los hijos a expensas de su jubilación.

Es importante que exista una mayor comunicación familiar en términos económicos (testamento, cuidados necesarios en la vejez…) y una mejor educación financiera para potenciar la independencia de todos los miembros (educar a tu hijo para que tenga una libertad financiera o enseñarle a ahorrar).

La vivienda puede ser una fuente de ahorro en la jubilación

Si a la hora de comprar una casa lo vemos como una inversión y no únicamente como el lugar donde vivir, es necesario hacer números. Lo principal es tener claro el coste real de la vivienda (impuestos, tasas…), no solo lo que pagas por adquirirla.

La vivienda se va adaptando a las diferentes etapas de tu vida. Por ejemplo, si eres joven y vives en pareja, te bastará con un piso de un dormitorio. Pero cuando tienes hijos, posiblemente tendrás que cambiar a otra casa con más habitaciones. Una vez que se hacen mayores ¿te conviene mantener una vivienda (calefacción, impuestos, limpieza…) con varias habitaciones y un mayor espacio? Aunque aumenta el gasto, gran parte de las familias permanece en el lugar.

Lo más rentable es alquilar la casa y mudarte a otra también de alquiler que sea más pequeña. Así, estarás ingresando más dinero del que pagas de cara a tu jubilación.

Disfruta del ocio en la jubilación

Otro de los apartados más importantes. Después de toda una vida trabajando, la jubilación tiene que ser el momento para disfrutar de tu tiempo, viajar y descansar. Según el estudio de Merril Lynch al que venimos haciendo referencia, casi no se relaciona la libertad y flexibilidad con lo material. La mayor parte de los jubilados sostiene que vivir nuevas experiencias les importa más que comprar cosas.

Después de todos estos puntos, comprobarás que cada pequeño paso que des en tu vida condicionará tu jubilación, sobre todo en el ámbito sanitario. Volviendo al ámbito económico, si quieres llegar más relajado a tu jubilación apuesta por estrategias financieras o planes de jubilación. Por ejemplo, puedes ir ahorrando parte de tu sueldo desde que eres joven, al igual que muchos padres hacen con sus hijos para asegurarles un buen futuro académico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizás te guste

Educación financiera: agente de cambio de la sociedad

Es importante hablar a los niños del dinero con naturalidad. Y explicarles que es fruto del esfuerzo y del trabajo.

Rosa Mesquita: una historia de Brasil sobre los microcréditos

Conoce la historia de Rosa Gomes da Silva Mesquita, una mujer emprendedora de Amarante, que dedica su vida a los niños de su ciudad que carecen de medios para poder acceder a la educación.

Una startup para familiarizar a los millennials con la cultura de la inversión

OpSeeker, creada por Gonzalo Camiña y su equipo, quiere enseñar a los más jóvenes a invertir sus ahorros y advertirles del peligro que puede suponer guardarlos sin darles uso.