Proyectos específicos para futuras mujeres directivas

Son muchas las iniciativas centradas en mujeres que potencian su desarrollo profesional con el objetivo de que en un futuro ocupen altos cargos en las grandes empresas.

Leerlo te llevará 2 minutos

Son muchas las iniciativas centradas en mujeres que potencian su desarrollo profesional con el objetivo de que en un futuro ocupen altos cargos en las grandes empresas. Algunas de ellas, lideradas por Banco Santander.

El famoso techo de cristal es, cada día que pasa, algo más frágil, pero no lo suficiente como para romperlo. A pesar de la gran cantidad de datos que existen sobre la diferencia entre hombres y mujeres en cuanto a su presencia en cargos directivos en las empresas, todavía queda mucho por remar.

El último informe que hace referencia a este problema es el ‘Women In Business 2018: ¿cumplir o liderar?’, ideado por Grant Thronton, y hay buenas y malas noticias. A nivel internacional, el número de empresas que cuentan al menos con una mujer en la alta dirección ha ascendido del 64% al 75%.

Las malas noticias llegan cuando ponemos el punto de mira en España. La cifra de mujeres en puestos directivos está en el 27%. El estudio de Grant Thornton analiza cada año la situación de los 35 países que acumulan el 70% de la riqueza mundial. España está en el puesto 23 en cuanto a liderazgo femenino.

Hechos y no solo palabras

Con estos datos en la mano, hay que destacar la gran cantidad de iniciativas que promueven la formación de mujeres para su crecimiento profesional y políticas de igualdad dentro de las compañías.

Dos de ellas son los programas W30 y W50, impulsados por la Anderson School of Management de la Universidad de California y respaldados por Banco Santander. Ambos están centrados en enseñar a mujeres gestoras, emprendedoras y ligadas a la educación superior, directrices de liderazgo.

Asimismo, Banco Santander desarrolla otro proyecto enfocado a este punto: Sumando Talento, que ofrece cursos a mujeres profesionales para que mejoren su comunicación asertiva y ‘networking’, su visibilidad en la empresa y para que trabajen sus puntos fuertes.

Lo que se quiere conseguir es que asuman con gran confianza los retos de liderazgo mientras aportan sus cualidades como profesionales.

Pilar Roch, ejemplo de liderazgo 

“La formación de la mujer no es un tema de habilidades teóricas o técnicas”, afirma Pilar Roch, CEO de Iseas4all Innovation y participante del programa Santander W50.

“Las mujeres estamos igual de formadas que los hombres. ¡Incluso hay más licenciadas mujeres que hombres! Pero, sí que es cierto que durante la carrera profesional se nos sigue penalizando por ser madres y es ahí donde existen casos en los que las mujeres se estancan porque se topan con el famoso techo de cristal”, explica.

Una de las razones es la edad a la que las mujeres suelen ser madres. Justo en el momento de ‘middle management’, punto exacto en el que se producen ascensos y mejoras de posiciones laborales. Por ello, resalta la importancia de programas como W30 y W50. “Era un grupo de 50 mujeres empresarias de todo el mundo. Al ser un programa internacional, se abren puertas de ‘networking’ muy interesantes”, sostiene.

Los grandes objetivos son concienciar, sensibilizar y modificar las dinámicas que hasta ahora imperaban. “Esto no es una batalla contra los hombres. Es cuestión de sumarse a iniciativas que compensen las desigualdades”, finaliza.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizás te guste

Ventajas de compartir un espacio “coworking”

Los espacios “coworking” se han expandido en los últimos años para acabar con el trabajo en soledad, y para compartir facturas y gastos.

Logos icónicos: las 7 marcas más reconocidas a nivel mundial

El prestigio de una marca no está solo en sus productos, sino en los valores intangibles con los que se la asocian en el imaginario colectivo.

Ser mujer y emprendedora, una entrevista a Alicia Asín

CEO y cofundadora de Libelium, Alicia Asín es la primera mujer en recibir el Premio Rey Jaime I al Emprendedor 2017. Para ella es fundamental enseñar a las niñas “desde la guardería” que pueden conseguir lo que se propongan.