Fibras naturales que reconocen el talento emprendedor

Néstor Santiago, del Gran Canaria Explorer Space, se hizo con el segundo premio valorado en 20.000 euros gracias a Fibras Naturales Canarias.

Leerlo te llevará 4 minutos

Habían pasado apenas dos días desde que aterrizaron en España provenientes de Silicon Valley y las emociones fuertes todavía no habían terminado. Después de una intensa semana en la meca de la innovación, los 53 jóvenes emprendedores ganadores locales del programa Explorer Jóvenes con Ideas, de Banco Santander, llegaban a Madrid cargados de experiencias, emoción y vitalidad para participar en los premios finales, los Explorer Awards.


Uno a uno, los triunfadores de esta edición fueron subiendo al escenario con cara de sorpresa y satisfacción contenida. No se lo esperaban. Al menos, Néstor Santiago, del Gran Canaria Explorer Space, que se hizo con el segundo premio valorado en 20.000 euros gracias a Fibras Naturales Canarias, una startup de economía circular que recupera y transforma los residuos de millones de troncos de plataneras para obtener bioplásticos. “Estaba convencido de que ganarían proyectos relacionados con temas de software, ya que están más vinculados con el entorno de Silicon Valley”, nos cuenta este canario apasionado del emprendimiento.

Su proyecto surgió de la mano de la Universidad de Gran Canaria con la idea de ayudar a su tierra, gracias a la financiación del programa europeo Life Baqua. De hecho, Néstor entró a formar parte una vez ya estaba en marcha. “Fibras Naturales Canarias nació por sí solo, por una necesidad de aprovechamiento de los residuos que se generan en las plantaciones de plátano repartidas a lo largo y ancho de la isla”, reconoce.

Nos explica, ya reincorporado a su día a día después del “sueño vivido en Silicon Valley”, que los troncos de plataneras una vez cortados son llevados a un centro de procesado para ser transformados en fibras naturales, que posteriormente se convierten en bolsas que “son entregadas a los agricultores para que las utilicen para cubrir las piñas de fruta durante los meses que dura su proceso de maduración”. Pienso de apicultura, recipientes biodegradables o fertilizantes son otros de los usos que este proceso industrial patentado por la Universidad de Gran Canaria da a los millones de troncos que se desechan al año.

‘Guerra’ al plástico de un solo uso

Esta innovadora idea que impulsa la economía circular, beneficia a agricultores, ciudadanos y empresas, “gracias a que se reduce el uso de bolsas de plásticos en los cultivos, en los que se emplean 130 toneladas de bolsas al año solo en Gran Canaria que, al desintegrarse, contaminan la tierra”, dice el segundo premio Explorer 2019.

A la pregunta de cómo surgió la oportunidad de entrar a formar parte de este proyecto, la respuesta de Néstor es de lo más inesperada y sorprendente: “Mi padre siempre ha tenido una empresa de fabricación de envases de un solo uso” – recuerda divertido al otro lado del teléfono – “y esta idea de la Universidad impulsaba otro tipo de recipientes en pro del medio ambiente y la sostenibilidad”. Una especie de reacción juvenil que ha terminado convirtiéndose en una realidad que persigue, entre otros aspectos, que Canarias importe cada vez menos envases de plásticos.

Una vez finalizada la fase de investigación, actualmente Fibras Naturales Canarias se encuentra en proceso de difusión, “lo único que nos falta es la inversión”. Algo para lo que los 20.000 euros del segundo premio Explorer van a suponer un importante impulso, ya que “vamos a destinar ese dinero a realizar pruebas para continuar desarrollando el proyecto, realizar envíos o mejorar la imagen corporativa”, asegura Néstor Santiago. En paralelo, continúa, “esperamos que el Gobierno de Canarias se involucre, ya que este modelo de negocio puede ayudar mucho a nuestra tierra con la creación de nuevos negocios, reducción de la contaminación, etc.

Silicon Valley: un sueño hecho realidad

Este joven canario reconoce que se apuntó al programa Explorer que promueve el Santander con la coordinación del Centro Internacional Santander Emprendimiento, CISE, porque quería viajar a Silicon Valley. Y lo consiguió: “ha sido un sueño hecho realidad, poder estar en la meca de la innovación, donde surgió todo, donde se encuentran los orígenes del emprendimiento tal y como lo conocemos hoy”. Eso sí, nos cuenta, que allí “no es oro todo lo que reluce. En Silicon Valley he aprendido que todo tiene una cara A y una cara B, y que hay que valorar lo que uno tiene”.

BactiDec, impulsada por José Rodríguez y Carlos de Frías, del Explorer Space de la Universidad de Santiago de Compostela, fue elegida como la mejor idea emprendedora del año

Asegura que lo mejor de esta experiencia, además de “comprobar que todo lo que uno se proponga se puede conseguir con esfuerzo”, ha sido poder conocer y convivir con otros 53 cracks del emprendimiento, con quienes más allá de la relación personal que guardarán para siempre, “existen muchas posibilidades de empezar a colaborar”.

Los mejores emprendedores ‘made in Spain’ de 2019

Durante la entrega de Explorer Award, Néstor Santiago compartió escenario con José Rodríguez, Sofía Belenguer, Laura San Felipe, Eva Sarachaga y Carlos Roca, los otros triunfadores del colofón final a la edición de este año del programa Explorer.

BactiDec, impulsada por José Rodríguez y Carlos de Frías, del Explorer Space de la Universidad de Santiago de Compostela, fue elegida como la mejor idea emprendedora del año y reconocida con 30.000 euros. Esta startup biotech ha creado un dispositivo que permite al cirujano conocer en tiempo real el número de bacterias presentes en la herida quirúrgica mientras opera, permitiendo un diagnóstico precoz, mejorando la rapidez del tratamiento y evitando las complicaciones que generan las infecciones posquirúrgicas.

Mientras, Sofía Belenguer y Antonio Mancha, del Explorer Space de la Universidad Pompeu Fabra, se alzaron con el tercer premio gracias a MyRealFood, una app móvil que permite conocer la calidad nutricional de los alimentos y que utiliza recetas sugeridas, gamificación y una comunidad para mantener a los usuarios motivados.

Completaron el pódium de ganadores, la startup BAR-ID de las emprendedoras Laura San Felipe y Eva Sarachaga, llegadas desde el Explorer Space de la Universidad Carlos III de Madrid, galardonada con el premio a la mejor iniciativa impulsada por una mujer; y la startup Altenea impulsada por Carlos Roca del Explorer Space de la Universidad Complutense de Madrid, reconocida con el premio a la tecnología más disruptiva.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizás te guste

Humanizando los hospitales argentinos a través del arte

Hacer de las habitaciones de los hospitales o de los centros de tercera edad un espacio agradable, armonioso y divertido, es fundamental para contribuir a la recuperación de los pacientes.

Ventajas de compartir un espacio “coworking”

Los espacios “coworking” se han expandido en los últimos años para acabar con el trabajo en soledad, y para compartir facturas y gastos.