Compañías que cambiaron las reglas del juego en 2018

Por BBC Story Works
Leerlo te llevará:6 minutos

Los nuevos avances se filtran en nuestros dispositivos, en nuestras vidas e incluso en nuestras mentes diariamente. Y aunque en la mayoría de los casos no son más que la punta del iceberg de una gran lucha creativa, a veces marcan el comienzo de algo sísmico, ya que las compañías buscan la próxima “gran cosa”.


Avalancha de datos

Apunta este dato: en los últimos años se han generado alrededor del 90% de todos los datos creados, una cantidad mayor de lo que podríamos examinar manualmente. Sin embargo, la forma en que procesamos estos datos supone una revolución, ya que las empresas los utilizan para redefinir el mundo a través de unas vías cada vez más ingeniosas. Desde servicios cada vez más personalizados y adaptados para entender el mundo y el entorno que nos rodea, la capacidad de analizar ingentes cantidades de datos tiene el poder de generar poderosas ideas para impulsar un cambio significativo a nivel mundial.

La información bien podría ser la fiebre del oro moderna para compañías como el gigante de los macrodatos geoespaciales Orbital Insight. Dicha compañía utiliza algoritmos de aprendizaje automático para interpretar las imágenes de los satélites. Ya sea contando árboles para trazar áreas de deforestación o recopilando señales que revelan la pobreza para administrar ONGs, sus aplicaciones están limitadas solo por lo que ve. Y no es que falten datos precisamente.

Mike Kim, director de desarrollo empresarial de Orbital Insight, afirma que “en pocos años tendremos tantas imágenes de satélites a diario que necesitaríamos alrededor de 8.000 personas trabajando las 24 horas del día, 7 días a la semana, para ver cada foto, ya no digo para analizarlas”.

Hasta hace poco, el acceso a estos datos resultaba problemático. Sin embargo, el pasado octubre, una asociación con la compañía de imágenes de satélites Digital Globe generó 100 petrabytes de imágenes tomadas durante más de 17 años, subidas a Amazon Cloud para que los ordenadores de Orbital Digital las registrasen. Para una IA que aprende a través de la exposición, esto es un festín, pero es la nueva percepción potencial de sus datos lo que realmente despertó el apetito en 2018.

El ascenso de las máquinas

Una de las mayores predicciones en la que la mayoría de expertos coincidieron es que 2018 fue el año en el que la IA ha sido la corriente principal, y esto cambiará nuestras vidas.

Los analistas de Gartner predijeron recientemente que dentro de 2 años, los chatbots (asistentes de ordenador por voz) alimentarán el 85% de las interacciones de los clientes. Y es aquí donde radica el punto de inflexión, según Alex Terry, CEO de la compañía líder americana de IA conversacional Conversica.

“La gente ha estado utilizando cada vez más la IA sin darse cuenta de ello, bien recibiendo recomendaciones de Amazon o hablando con Siri, por lo que ha habido una adopción cultural. Pero también tiene que ser útil. La gente de negocios quiere hacer dinero, guardarlo o proporcionar un mejor servicio. Buscan resultados”.

Su compañía está trabajando en esto, especializándose en “asistentes de IA” cada vez más realistas, para utilizarlos después en equipos de ventas y marketing.

“Él o ella tienen un nombre, un título, una dirección de e-mail, un teléfono”, explica Alex. “Entonces contacta, participa, califica y hace un seguimiento, pudiendo conversar de aquí para allá”.

Dando suministro a 1.000 compañías, Terry dice que los “asistentes” de Conversica han mantenido más de 40 millones de conversaciones y registrado unos 5 millones de reuniones, cambiando el funcionamiento de los puestos de trabajo. Su alcance también se expande y ya ha adquirido una firma chilena de IA conversacional para trasladarse a Sudamérica, con planes para abrir oficinas en Europa y Asia.

El crecimiento de la compañía es un fascinante campo de pruebas para saber hasta qué punto están las personas preparadas para aceptar este tipo de interacción digital en sus vidas y puestos de trabajo. Su alcance para este año nos puede adelantar mucho sobre nuestro futuro y la manera de cambiarlo.

Todo el paquete

A menudo, el primer paso para alterar una industria no es una idea, sino la identificación de un problema.

De acuerdo con Idriss Al Rifai, fundador y CEO de la compañía de EAU de reparto Fetchr, “4.000 millones de personas de todo el mundo carecen de una dirección. Sin embargo, la mayor parte de la industria de reparto sigue trabajando sobre un sistema basado en direcciones, algo que pronto quedará obsoleto”.

Hoy en día, hay más personas que tienen acceso a un móvil (4,77 billones) que a una dirección reconocida, y ahí radica la solución. Usando el rastreador GPS de tu teléfono, Fetchr entrega paquetes directamente en tu locación, dando a muchas empresas y personas acceso a un servicio tan esencial. No estando limitados por un sistema basado en la dirección y aprovechando el poder de los dispositivos móviles, los servicios de entrega de GPS, como por ejemplo Fetchr, tienen potencial para que este tipo de servicios funcione mientras que disponemos de una mayor libertad.

Y su aparición también va más allá de la necesidad regional. “Como utilizamos el GPS, esto es escalable a cualquier lugar”, afirma Al Rifai. “E incluso en Occidente, los consumidores no pueden quedarse inmovilizados. Solo quieren recibir sus entregas donde sea, bien en un Starbucks o cuando están con sus amigos”.

Al resolver un problema local (gran parte de los EAU carecían de direcciones hasta 2015), Fetchr creó una solución universal. Este es su mayor éxito y la clave en la que radica la expansión que ha experimentado el pasado año, lanzando a la compañía más allá de Oriente Medio, a Asia Central y África. Todo a raíz de una solución tan simple.

¿Son amigos los eléctricos?

Creemos que no todas las respuestas son tan claras. En la batalla por reducir la contaminación mundial, pocos pueden negar que los coches son la clave. Sin embargo, y aunque algunos ven el coche eléctrico como el futuro (las ventas han alcanzado niveles históricos en 2017), otros discrepan.

“El problema no se resuelve simplemente construyendo un coche eléctrico que no expulsa nada por el tubo de escape, porque todavía tiene que tomar energía de una central eléctrica”, argumenta Hugo Spowers, ingeniero jefe y fundador de la compañía de coches con célula de combustible de hidrógeno Riversimple. Él tiene otra respuesta.

En 2016 su empresa con sede en Gales dio a conocer su primer prototipo: el Rasa. Funciona con gas natural y emite únicamente agua, aunque esta es solo una parte de la solución.

“Tenemos que estar seguros de que los coches no solo tienen emisiones cero, sino que además son eficientes”, continúa Spowers. “Esta eficiencia depende del peso, y las baterías son pesadas”.

También pueden causar contaminación. Un estudio reciente muestra que los coches con baterías eléctricas producen más partículas que incluso un diésel, y es que gran parte de estas provienen del desgaste de los neumáticos y los frenos. Un coche ligero se traduce menos desgaste, y con 580 kg (“menos que la batería del Tesla”), el Rasa tiene un rango de 482 km, alcanza los 0-60 en 10 segundos y es el vehículo de hidrógeno más eficiente que circula por las carreteras del planeta, utilizando 3 veces menos combustible en su rango que, digamos, el coche rival de hidrógeno de Toyota.

Es un logro notable para una factoría independiente de coches. Y mientras que se espera una producción en masa para dentro de un par de años, en 2018 ya se han visto sus primeros 20 vehículos recorriendo las carreteras en prueba, desafiando todo lo que sabemos acerca de los coches “verdes”.

El potencial de estos coches para cambiar nuestro modo de vida es muy considerable. La reducción de emisiones puede modificar la forma en que diseñamos nuestros centros urbanos, la manera en que el entorno edificado interactúa con los espacios abiertos, alterando la necesidad de disponer de edificios cerrados y cambiando totalmente el paisaje urbano tal y como lo conocemos actualmente.

La crème de la crème

Pero no todas las grandes ideas tienen que estar supeditadas a la tecnología, puesto que el mundo natural es igual de fructífero. En 2011, Charlie y Harry Thuiller, dos hermanos que amaban la fruta salvaje y la comida reconfortante tuvieron una idea mientras viajaban por Sudamérica: un helado saludable hecho a partir de ingredientes naturales.

“Nuestro sabor a caramelo salado no utiliza azúcar cocida”, afirma Charlie, “sino la lúcuma, una fruta de Perú que tiene un sabor entre caramelo y arce. Lo importamos, lo secamos, lo molemos y lo dejamos macerar en la base del helado, extrayendo su sabor y nutrientes. Sin azúcar, sin productos químicos”.

Sus sustitutos naturales son ingeniosos, utilizan la hoja de la estevia para dar dulzor y la fruta del baobab por su pectina (espesante). En 2013, y con la ayuda de las 2.000 libras que ganaron en la competición de emprendimiento patrocinada por Santander Universidades, estaban preparados. Hoy en día, Oppo es el único helado en Europa al que se le permite legalmente el uso de la palabra “saludable”, ¡y con tan solo 39 calorías en una cucharada!

El futuro pinta bien. Habiendo sido absorbida por Asda y Sainsbury (en la cima de Waitrose y Ocado) hay planes este año para duplicar los 8 países en los que Oppo ya tiene presencia. Como todas las empresas anteriores, no importa a lo que se dediquen, a veces todo lo que se necesita es una buena idea y el tiempo necesario para cambiar la mentalidad de la gente, cucharada a cucharada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizás te guste
  • Economía

Microcréditos: hasta 25.000 euros para emprender tu negocio sin avales

Diversas organizaciones y entidades como Banco Santander cuentan con planes de inclusión financiera para personas que quieren abrir un negocio en países menos desarrollados.
  • Economía

La Bolsa se digitaliza y los parqués se quedan vacíos

La digitalización ha irrumpido en nuestro día a día y ha llegado…
  • Economía

Internacionalización de las pymes en España

Dicen que el espíritu emprendedor se lleva de serie. La resolución, el entusiasmo, la…