4 ideas para financiar tu negocio

Leerlo te llevará 6 minutos

Una década después de la recesión económica, el crédito sigue siendo una tarea complicada, especialmente para las pequeñas y medianas empresas (pymes). Esto se debe a que los bancos no solo se enfrentan ahora a requerimientos regulatorios más estrictos, sino que también huyen del riesgo.  La encuesta realizada por Asociación Española de Instituciones de Garantía detectó que unos requerimientos más estrictos dificultaban a 7 de 10 pymes acceder al crédito, a pesar de que el 84% de las que solicitaron financiación bancaria la obtuvieron finalmente.

Tanto las grandes empresas como las microempresas suelen ser bastante homogéneas y en cierto modo, relativamente fáciles de evaluar por parte de los bancos. Pero las pymes son extremadamente diversas, lo que hace difícil analizar su capacidad de crédito.

Este hecho no debe disuadirte ya que los bancos son la mayor fuente de financiación para pymes en España y Portugal.  Te damos algunas ideas con las que podrás conseguir el crédito que necesitas:

  1. Documenta tu capacidad de crédito.

Si te planteas solicitar crédito, la Asociación de Mercados Financieros en Europa (AFME, por sus siglas en inglés) ofrece la siguiente lista de aspectos a tener en cuenta:

– Reputación: los bancos quieren saber que te tomas en serio los pagos y comprobarán tu historial crediticio. Quieren saber tu implicación o interés.

– Capacidad: tienes que demostrar que podrías devolver el dinero. Ten registros fiscales,  lleva las contribuciones sociales al día y guarda un registro de gestiones eficaces y operaciones exitosas.  Asegúrate de que dispones de anotaciones detalladas y completas.

– Margen de financiación: puede que te sea solicitado un anticipo con el fin de que demuestres que estás comprometido con el proyecto.

– Propósito: necesitas tener un claro plan empresarial que incluya aquello que planteas hacer con  la inversión planificada.

– Cantidad: ¿por qué motivos necesitas este crédito? ¿Es suficiente o es demasiado?

– Reembolso: el prestamista buscará flujo de efectivo previsible, así como hará previsiones de flujo de efectivo y límites.

– Seguro: la entidad crediticia se asegurará de que recibirá algo a cambio si no cumples con tus pagos (ya sea un aval o una garantía).

Normalmente, los bancos no prestan crédito a las nuevas empresas (o no pueden).  Sin embargo, es posible que tu banco te ponga en contacto con entidades especiales que ofrezcan crédito o con redes de padrinos inversores (o business angels) dirigidas a nuevas empresas, también denominadas start-ups. Un gran número de nuevos emprendedores comienzan su negocio financiándolo ellos mismos hasta que consiguen una trayectoria.

  1. Ten claro el tipo de crédito que quieres

¿Solicitas un préstamo para ampliar tu negocio? ¿Para comprar equipamiento o inventario? ¿O para adentrarte en nuevos mercados?  Dependiendo de los motivos, necesitarás un tipo de financiación u otro.

– El leasing (o arrendamiento con opción a compra) es un buen método de adquisición de equipamiento, propiedades o vehículos.

– La factorización es una forma de obtener efectivo en el momento por determinadas ventas que se hayan facturado, es decir, es una manera de lidiar con el flujo de efectivo. La entidad financiera, por otra parte, se hace cargo de los fondos de modo que los clientes sepan que se está usando la factorización. El descuento por facturas es similar, pero continúas guardando las facturas tú mismo. Normalmente, este tipo de financiación es más caro que un préstamo tradicional.

– Para exportaciones, la financiación comercial puede producirse de muchas formas: desde líneas de crédito o garantías internacionales hasta créditos comerciales. La cuestión es, principalmente, superar el riesgo de negociar con una parte en una jurisdicción diferente. La Cámara de Comercio Internacional ha dispuesto una serie de normas que afectan a las líneas de crédito denominadas UCP600, con el fin de asegurar que todas las partes involucradas estén protegidas.

  1. Consigue una garantía

Los préstamos bancarios con garantías o avales (o ambos) normalmente tienen las tasas de interés más bajas.  Tanto España como Portugal cuentan con un sistema de intermediarios financieros que garantizan préstamos para pymes.

A finales de los años 70, en España se comenzó a poner en marcha un sistema de 18 compañías de garantía recíproca denominado de crecimiento sostenible (o SGR, por sus siglas en inglés) con el fin de reducir el riesgo al ofrecer préstamos a las pymes por parte de bancos y uniones de crédito.  Así mismo, las garantías ayudan a reducir las tasas de interés de los préstamos. Las empresas SGR disponen de un grupo industrial, CESGAR, el cual actúa como fuente de información y asesoramiento. De hecho, estas empresas no solo reducen el riesgo crediticio mediante garantías, sino que también proveen de servicios de información, asesoramiento, capacitación financiera y promoción empresarial a las pymes (ya que aquellas empresas capaces de reembolsar sus préstamos son las que finalmente tienen éxito).

En Portugal, el sistema de garantía recíproca (SPGM) es un grupo de coordinación sectorial para compañías de garantía recíproca.  Un estudio a pymes portuguesas demostró que las que operaban con una sociedad de garantía recíproca tenían mejores resultados que aquellas que no trabajaban con tales sociedades.

Como ejemplos de otras garantías está, en España, el Fondo Europeo de Desarrollo Regional, que aportó 800 millones de euros para garantizar el 50% de la cantidad de préstamos bancarios a 35.000 pymes este año.  Más de tres cuartos de las pymes participantes tienen menos de 10 empleados y la magnitud media de préstamo es de 76.000 euros.

  1. Evalúa tus opciones

Los bancos son la principal fuente de financiación para las pymes y, a menudo, la más económica. No obstante, otras fuentes de financiación están desarrollándose, especialmente para las empresas de tecnología punta de crecimiento rápido. La financiación no bancaria abarca desde plataformas de financiación colectiva a mentores empresariales, el capital de riesgo y el capital privado. Esta financiación no bancaria constituye una parte más pequeña de la financiación externa en España (68%) y Portugal (71%), en comparación con países como Francia o Alemania.

– El Mercado Alternativo de Renta Fija (MARF) fue fundado en 2013 como un mercado de bonos para pymes. El año pasado, sus medios cotizados alcanzaron los 2.400 millones de euros,  un 48% más que en 2016. Del mismo modo, existe un mercado de valores alternativo: el Mercado Alternativo Bursátil (MAB), creado en 2009 y formado por 42 empresas cotizadas. Podrían estar dirigidas a pymes, pero en realidad son para la gama alta empresarial: la emisión media de bonos en el MARF es de 20 millones de euros, mientras que la mínima cantidad de libre circulación en el MAB es de 2 millones de euros.

– Las plataformas van desde la localización coincidente a la financiación colectiva, las subastas en línea y los mercados. Estas plataformas pueden ser del tipo “persona a persona” (P2P), “persona a empresa” (P2B), o “inversor a empresa” (B2B) y resultan muy atractivas para start-ups, las cuales son demasiado jóvenes y no reúnen aún los requisitos para poder acceder a préstamos bancarios. Sin embargo, no siempre se somete al control adecuado a los prestatarios, lo que les vuelve de riesgo para los inversores.

– Existe una serie de programas gubernamentales disponibles, especialmente para empresas innovadoras.  ENISA es la empresa pública de innovación española y se encarga de financiar a start-ups para ayudarles a ponerse en marcha hasta que el capital de riesgo comienza a acarrear el pago de intereses. El Centro de Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) financia la investigación, el desarrollo y la innovación de las empresas, nuevamente, para atraer capital de riesgo.

—El capital de riesgo es reciente pero está desarrollándose rápidamente. Barcelona y Madrid se sitúan como centros de tecnología punta. España registró el año pasado un total de11 inversiones, las cuales supusieron 100 millones en patrimonio, con un volumen total de inversión de 4.900 millones de euros.  En Portugal, los negocios de capital de riesgo se sextuplicaron en 2016 con respecto al año anterior.

 

Recursos:

https://europa.eu/youreurope/business/funding-grants/access-to-finance/index_en.htm

Recursos en España:

Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa: http://www.cepyme.es

Instituto de Crédito Oficial: https://www.ico.es/web/ico/home

Empresa Nacional de Innovación SA: http://www.enisa.es

Asociación Nacional de Sociedades de Garantía Recíproca (CESGAR): http://www.cesgar.es

Red de Mentores Empresariales de Madrid: https://www.madrimasd.org/emprendedores/ban-madrid

 

Recursos en Portugal:

Agencia de Inversión y Comercio Global de Portugal: http://www.portugalglobal.pt/EN/Pages/Index.aspx

Sociedad de Innovación Empresarial: http://www.cotecportugal.pt/pt/

Asociación Portuguesa de Pequeñas y Medianas Empresas: http://www.lusapme.pt/home-2/

Instituto de Empresas: http://www.iafe.pt

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizás te guste

Microcréditos: hasta 25.000 euros para emprender tu negocio sin avales

Diversas organizaciones y entidades como Banco Santander cuentan con planes de inclusión financiera para personas que quieren abrir un negocio en países menos desarrollados.

Estos son los 5 empleos mejor pagados en España en 2017

El mercado laboral no siempre es sencillo, pero algunas profesiones pueden abrirte…

¿Qué beneficios aportaría a mi negocio la microfinanciación? Responde a estas 4 preguntas.

¿Has tenido alguna vez problemas para conseguir financiación para tu pequeño negocio?…