Starters Bootcamp: lo que no se aprende en el colegio

Ninguno de ellos ha llegado todavía a la Universidad. Tienen entre 14 y 18 años y muchas ganas de comerse el mundo. Las nuevas generaciones vienen pisando fuerte. Su lema: “Aprender haciendo”.

Leerlo te llevará 3 minutos

Ninguno de ellos ha llegado todavía a la Universidad. Tienen entre 14 y 18 años y muchas ganas de comerse el mundo. Las nuevas generaciones vienen pisando fuerte. Su lema: “Aprender haciendo”. Para ellos, se han puesto en marcha iniciativas como Starters Bootcamp, que este año cuenta con el apoyo de Banco Santander, con la primera edición de Santander Bootcamp


Cuando Fernando Redondo y sus cuatro socios se conocieron en el grado Liderazgo, Emprendimiento e Innovación de la Universidad de Mondragón, en su sede de Madrid, descubrieron que “una nueva metodología de aprendizaje en el ámbito universitario era posible”. “Nos dimos cuenta que el sistema educativo español no está pensado para preparar a los más jóvenes de cara a una futura toma de decisiones”, nos cuenta el propio Redondo, uno de los socios de Starters, un bootcamp para adolescentes de entre 14 y 18 años con el que “intentamos crear el entorno necesario para que aprendan a pensar, aprendan a aprender y a resolver situaciones a las que no han tenido la necesidad de enfrentarse”. Unas habilidades y competencias que, aseguran, no se enseñan en el colegio.

Durante 11 días, los participantes, divididos en equipos de cinco, pondrán en marcha un proyecto que guiarán expertos de diferentes sectores, “aportándoles una parte teórica para que puedan aplicarla de una forma eficaz y real a su proyecto, para que los conocimientos y aprendizajes queden consolidados para los jóvenes”, explica Redondo.

A través de un programa organizado, los adolescentes podrán trabajar competencias que van desde la creación de modelos de negocios, pasando por el diseño y desarrollo de un MVP, hasta la creación de logo e imagen de marca. Todo ello, reforzado con habilidades como el trabajo en equipo, el autoliderazgo y organización o la gestión de conflictos.

Empresa y educación: un trabajo en equipo

En la actualidad, según datos del reciente informe “El futuro del empleo y las competencias profesionales del futuro: la perspectiva de las empresas”, realizado por el IESE Business School, un 72% de las empresas españolas encuentra dificultades para cubrir los puestos de trabajo que ofrecen. Este estudio explica que las dificultades con las que se encuentran las compañías entrevistadas están relacionadas tanto con un nivel de conocimientos insuficientes en algunas materias, como con el nivel de capacidades y actitudes requeridas.

Para este joven emprendedor el problema es que la gente “tiene muchos títulos y muy pocas habilidades que puedan desempeñar en un puesto de trabajo”, y se pregunta “¿qué sentido tiene estudiar un grado de 4 años en el que apenas desarrollas una habilidad?”.

Por eso, Fernando Redondo está convencido de que en unos pocos años serán las propias empresas las que guíen a universidades y centros de estudios especializados sobre el tipo de formación que han de ofrecer, teniendo en cuenta las necesidades propias de un mercado laboral “que se presenta muy incierto, ya que de aquí a diez años no sabemos qué nuevos puestos de trabajo van a surgir y mucho menos cuáles van a ser los perfiles y las habilidades para poder llevarlos a cabo”.

Un proyecto de todos y para todos

Tener entre 14 y 18 años y muchas ganas de aprender son los únicos requisitos para poder participar en Starters Bootcamp. Creatividad, curiosidad, iniciativa e ilusión son algunas de las características que mejor definen a los jóvenes que forman parte de la familia Starters.

Una familia que ha crecido de forma imparable durante los tres años que lleva en marcha. Las cifras así lo avalan, pasando de 30 participantes en su primera edición de hace tres años, hasta los 200 que esperan recibir en 2019.

Para los creadores de este proyecto uno de los puntos más importantes de este encuentro es que cualquier chico pueda acceder a él, independientemente de su situación o posición económica. Por eso, el modelo de Starters Bootcamp se basa en la financiación de las plazas para ser ofertadas como becas.

Es aquí donde la presencia de las compañías colaboradoras comienza a tener un papel clave, ya que, para Fernando Redondo, “de esta forma, las empresas se comprometen y apuestan por las futuras generaciones, ya que, si no son ellas las que lo hacen ahora, serán las más afectadas en el futuro”.

Este año, Starters Bootcamp cuenta con el apoyo de Banco Santander. La primera edición del campus de innovación Santander Bootcamp está dirigido a hijos de empleados de entre 14 y 18 años. Las instalaciones de la Ciudad Financiera Grupo Santander en Boadilla del Monte, Madrid, acogerán este encuentro que reunirá a cerca de 50 participantes entre el 24 de junio y el 6 de julio.

Aunque ya tienen en mente algún proyecto enfocado a universitarios que están más próximos al mercado laboral, ya que las empresas “contemplan más retorno en este tipo de personas que en otras más jóvenes”, de momento los creadores de Starters Bootcamp continúan centrados en los más pequeños.

Conjugar empresas con talentos que tienen que seguir formándose, acercándolos a las necesidades de un mercado laboral en continuo cambio. Ese es el objetivo de este proyecto. Un proyecto que apuesta por un futuro más que prometedor de una generación que aprieta el acelerador desde el pupitre de un colegio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizás te guste

A la conquista del material del futuro del modo más sostenible

José Manuel Estrada, uno de los socios de Trovant Technologies, explica cómo han obtenido el material que está llamado a ser el que revolucione la forma de generar energía.

Hacia un mundo sin facturas de papel

En la actualidad, son muchas las preguntas que se nos presentan sobre cómo una empresa puede evitar costes innecesarios o mejorar su productividad. Si a esto se une la posibilidad de generar un menor impacto negativo en el medioambiente, aparecen nuevas cuestiones… ¿Facturas electrónicas o en papel?