La sostenibilidad se cultiva en el campo

Gestionadas de forma adecuada, la agricultura, la silvicultura y la acuicultura pueden suministrar comida nutritiva a todo el planeta.

Leerlo te llevará 3 minutos

Influyen en el progreso económico de una sociedad, son respetuosos con el medioambiente, cumplen con los estándares de ética y bienestar animal, aseguran unas condiciones laborales dignas y contribuyen a la salud del consumidor. Son los productos que podemos denominar como sostenibles. Aquellos que son el fruto de un sector primario que emplea nuevos modos de producción cada vez más sostenibles para contribuir al bien común del planeta.


Cada minuto se pierden en el mundo 23 hectáreas de tierras cultivables, 12 millones de hectáreas cada año, debido a la sequía y la desertificación. Mientras, el 52% de la tierra utilizada para la agricultura se ve moderada o severamente afectada por la degradación del suelo. Son datos de la ONU que dan la voz de alarma, que ponen encima de la mesa la urgente necesidad de poner en marcha medidas que pongan fin a este panorama.

Y es que no siempre damos la importancia que se merece al sector primario. Las actividades de este sector son necesarias e imprescindibles para la subsistencia de la población. De hecho, 2.600 millones de personas en todo el mundo dependen directamente de la agricultura, 500 millones de pequeñas granjas proporcionan hasta el 80% de los alimentos que se consumen en gran parte del mundo en desarrollo, y este sector es el mayor empleador del mundo, proporcionando medios de vida al 40% de la población mundial actual. En definitiva, nos encontramos ante un sector clave para el progreso de la sociedad.

Soluciones sostenibles para alcanzar el hambre cero

Los sectores alimentario y agrícola ofrecen soluciones clave para el desarrollo y son vitales para la eliminación del hambre y la pobreza. Por ello, los expertos aseguran que, gestionadas de forma adecuada, la agricultura, la silvicultura y la acuicultura pueden suministrar comida nutritiva a todo el planeta, así como generar ingresos decentes, apoyar el desarrollo centrado en las personas del campo y proteger el medioambiente.

De ahí que el impulso de los nuevos modos de hacer la agricultura y la ganadería más sostenibles sean imprescindibles para lograr ese objetivo.Y es aquí donde entran en juego las herramientas o iniciativas que gobiernos, comunidades o empresas privadas pueden poner al servicio de esta meta. Este es el caso de Banco Santander.

Apoyo y financiación para el impulso de un sector primario cada vez más sostenible

Vivimos en un país en el que el sector primario, es decir, aquel que engloba la agricultura, la ganadería, la apicultura, la acuicultura, la pesca, la minería, la silvicultura y la explotación forestal, representa el 10% del Producto Interior Bruto y exporta anualmente por un valor que ronda los 50.000 millones de euros. Estas cifras, las últimas ofrecidas por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, se refieren al total nacional. En la referencia autonómica, comunidades como Andalucía, las dos Castillas, Cantabria, Murcia o Galicia llegan a quintuplicar el porcentaje nacional constituyendo el verdadero motor de crecimiento y progreso para muchos millones de españoles.

Banco Santander invierte decididamente en soluciones financieras que apuestan por la protección del medioambiente, también en lo que tienen que ver con el apoyo a la agricultura y la ganadería sostenibles. En España, la entidad cuenta con 335.000 clientes pertenecientes al sector terciario y solo el año pasado concedió 4.354 millones de euros en créditos y préstamos al sector.

Las palabras del consejero delegado de la entidad en España, Rami Aboukhair, corroboran este compromiso de la entidad: “El banco está completamente volcado en apoyar al sector agroalimentario, con una red de más de 900 oficinas especializadas y los mejores profesionales al servicio de los agricultores y ganaderos españoles”.

Fruto de esta firme apuesta por el sector, el banco firmó el pasado mes de mayo un convenio con Cooperativas Agroalimentarias de España, por el que sus 3.740 cooperativas agrarias y ganaderas podrán acogerse a la oferta de las más de 900 oficinas del banco especializadas en el sector agro.

Pero ese apoyo no se queda solamente en el marco nacional. En Portugal, por ejemplo, Santander Totta ha continuado con la financiación a empresas e industrias de agroalimentos, mediante el plan Soluçao Agricultura, con un apoyo al sector de 6,2 millones. Mientras tanto, en Brasil, la entidad presidida por Ana Botín financia tanto a empresas como a particulares en el desarrollo de proyectos ambientales y de eficiencia energética en el sector agropecuario. En 2015 se invirtieron 32 millones de euros para financiar 132 operaciones.

Además, Santander fue el primer banco en lanzar una app denominada AGRO con información completa para cubrir las necesidades específicas de los agricultores y ganaderos, y acceso al catálogo de productos y servicios diseñado “a medida” para el sector. Entre ellos, Campañas del vino y del olivar (anticipo de cosecha, financiación agroseguro…); Agro Fácil, pensado para financiar las adquisiciones de suministros (semillas, piensos, fitosanitarios, maquinaria…); Crédito Agro XXI, para afrontar todos los gastos de la explotación agraria y que incluye dos tarjetas asociadas gratuitas; Seguros agrarios, con coberturas flexibles para cubrir distintos riesgos; o BEI Agro, la línea de financiación ofrecida por el Banco Europeo de Inversiones. La entidad también ha sido pionera al permitir realizar el anticipo de la PAC a través de canales digitales. En 2018, AGRO fue elegida como la mejor app agraria del sector financiero español.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizás te guste

Edificios verdes para no dejar huella

Los denominados “edificios verdes” desempeñan un papel esencial en la preservación y el cuidado del medioambiente.

Banco Santander es la entidad más sostenible del mundo

Este reconocimiento es el premio a años de trabajo y esfuerzo por impactar positivamente en todos los ámbitos que afectan a la sociedad.

Una solución natural para los problemas ambientales de las ciudades

No son pocos los desafíos ambientales, sociales y económicos a los que se enfrentan las ciudades. La naturaleza y sus beneficios parecen haberse convertido en una solución que gana cada vez más peso.