Edificios verdes para no dejar huella

Los denominados “edificios verdes” desempeñan un papel esencial en la preservación y el cuidado del medioambiente.

Leerlo te llevará 4 minutos

Los denominados “edificios verdes” desempeñan un papel esencial en la preservación y cuidado del medioambiente. De ahí que se hayan convertido en uno de los grandes objetivos de instituciones y empresas de cara a luchar contra aspectos tan preocupantes como el cambio climático.


Todos hemos oído hablar alguna vez de la huella ambiental, especialmente en estos últimos años en los que la preocupación por el medioambiente ha crecido. Un concepto que, lejos de resultar difícil de comprender, es empleado para algo tan sencillo como para referirse al impacto que nuestras actividades diarias tienen en el planeta,  desde las más cotidianas como ducharnos cada mañana o preparar la comida.

A pesar de que pueda parecer algo muy complejo, reducir nuestra huella ambiental es tan sencillo como poner en marcha pequeñas acciones como usar el transporte público, no mantener las luces encendidas cuando no se están usando, reciclar la basura que generamos, o recurrir a productos frescos sin envasar. Nada que muchos de nosotros no hayamos puesto ya en marcha.

Sin embargo, si queremos ir un paso más allá, podemos extender nuestra actitud al trabajo, tomando medidas responsables con el medioambiente también en este entorno.

Recursos naturales, la clave para aliarse con el medioambiente

A la hora de impactar positivamente en el medioambiente, las empresas son conscientes de que tienen que dar ejemplo dando un paso más allá. Hablamos de proyectos en los que algunas compañías están apostando por edificios verdes; es decir, aquellos que usan los recursos naturales para hacer que todo funcione. De hecho, según el Spain Green Building Council® (SPAINGBC®), los edificios son los responsables del 39% de las emisiones de CO2, del 40% del consumo de energía, del 13% del consumo de agua y del 15% del PIB del año en España.

Más allá de organismos e instituciones, las empresas son una pieza clave de esta lucha

Es por esto por lo que muchas empresas ya se han puesto manos a la obra, con el objetivo de reducir la huella ambiental de su actividad. Para que un edificio sea calificado como “verde”, debe reunir estos requisitos:

  • Debe estar adaptado al entorno en el que se encuentra respetando en todo momento el medioambiente y teniendo en cuenta, por ejemplo, el tráfico, el ruido o la luz solar, en función de si se encuentra en una zona urbana o rural.
  • No puede utilizar materiales tóxicos ni contaminantes, como los compuestos orgánicos volátiles.
  • Debe estar construido de manera que cuente con las mínimas necesidades de climatización y luz posibles, y ese mínimo aporte de energía ha de provenir siempre de fuentes renovables como el sol, el viento o el agua.
  • Centrándose en los habitantes de la construcción, un edificio verde tiene que poner el foco en el bienestar, no solo desde la óptica del confort, sino también desde la de la salud.

Las empresas, como modelo de gestión sostenible

Los que más pueden hacer por minimizar las consecuencias del cambio climático y preservar el medioambiente son aquellos que tienen el poder y la capacidad para influir positivamente y educar a la población. Las instituciones desempeñan, por ello, un papel esencial, y cada vez son más conscientes.

Más allá de organismos e instituciones, las empresas son una pieza clave de esta lucha. Tal y como asegura Ana Botín, presidenta del Grupo, “la gente espera que las empresas contribuyan a un crecimiento sostenible y faciliten la transición hacia una economía baja en carbono de manera responsable”.

De esta forma, Banco Santander, consciente de la importancia de su compromiso con la sociedad, ha establecido 10 metas de banca responsable, entre las que adquieren un papel relevante las medidas encaminadas a la protección del medioambiente y la reducción de su huella ambiental:

  • Conseguir que, en 2025, el 100% de la electricidad que se utilice en todas sus sedes provenga de fuentes renovables, siempre que se pueda certificar la fuente de electricidad de la zona.
  • Invertir en los próximos seis años 120.000 millones de euros en financiación verde y 220.000 millones de euros una vez llegado 2030.

El compromiso de la entidad presidida por Ana Botín con el medioambiente no es algo nuevo.

Banco Santander lleva midiendo su propia huella ambiental desde 2001 y poniendo en marcha diferentes planes de eficiencia, con los que ha conseguido reducir considerablemente su consumo eléctrico y las emisiones de gases de efecto invernadero. De hecho, durante la última década, ha sido nominado como ‘banco más verde del mundo’, de acuerdo con el ranking “The World’s Greenest Banks”, elaborado por la revista Bloomberg Markets, y como la única marca española entre las 50 más ecológicas, según el “The Best Global Green Brands”.

Durante el pasado año, la compañía consiguió que todos sus edificios de oficinas y sucursales en Alemania, España y Reino Unido emplearan el 100% de energía verde; mientras que los nuevos edificios que se construyeron fueron certificados de acuerdo con las normas internacionales LEED e ISO 14001. Los responsables de la entidad consideran que la implementación de un sistema de gestión ambiental en los edificios “garantiza un desempeño responsable con el medioambiente y permite una mejora continua del uso de la energía”. Además, esta apuesta se sitúa en línea con el compromiso de Banco Santander de situarse entre las 10 mejores empresas para trabajar en al menos seis de las geografías principales en las que opera, como forma de actuación responsable con sus empleados.

En paralelo, Santander Corporate & Investment Banking fue nombrado banco de financiación de proyectos del año por el Project Finance International por invertir en iniciativas relacionadas con recursos naturales y eficiencia energética. En 2018, emitió bonos verdes y sostenibles por valor de 730 millones de euros. Además, financió varios proyectos relacionados con la creación de vehículos eléctricos e híbridos, y sobre agricultura y ganadería sostenible.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizás te guste

Cuidar lo que es nuestro, un esfuerzo de todos

Se calcula que cada año mares y océanos reciben hasta 8 de millones de toneladas de basura. Una cifra que equivale a 800 veces el peso de la Torre Eiffel y con la que se podría cubrir 34 veces la isla de Manhattan.

La sostenibilidad se cultiva en el campo

Gestionadas de forma adecuada, la agricultura, la silvicultura y la acuicultura pueden suministrar comida nutritiva a todo el planeta.

Banco Santander es la entidad más sostenible del mundo

Este reconocimiento es el premio a años de trabajo y esfuerzo por impactar positivamente en todos los ámbitos que afectan a la sociedad.