Economía circular para mejorar la gestión medioambiental

Integreellence ha diseñado un sistema que convierte residuos orgánicos en compost de alta calidad para cooperativas agroalimentarias y agricultores de una forma más económica y ecológica.

Leerlo te llevará 3 minutos

Integreellence ha diseñado un sistema que convierte residuos orgánicos en compost de alta calidad para cooperativas agroalimentarias y agricultores de una forma más económica y ecológica.

Las hermanas Chanel e Iris Sopo son las creadoras y responsables de Integreellence, una solución multidisciplinar pensada para mejorar la gestión medioambiental en las ciudades del siglo XXI. Las hermanas, que de formación son ingeniera y oceanógrafa respectivamente, han desarrollado una iniciativa que mezcla ingeniería e investigación para conseguir con ella un sistema que impulsa la economía circular en su región, Extremadura, y fomenta el incremento del mismo tipo de tecnología en el resto de ciudades.

En palabras de la propia Chanel, “nuestra generación debe tomar el relevo del cuidado del medioambiente e ir un paso más allá. El mundo de mañana será verde o no será. Por eso tratamos de compostar la basura orgánica más eficientemente y de forma más rápida”.

En la práctica, Integreenllence transforma residuos orgánicos en compost de alta calidad para ser utilizado por cooperativas agroalimentarias y agricultores. Para ello, busca apoyo en instituciones públicas encargadas de la gestión de recursos y les ofrece una nueva vía, más económica y ecológica, de reutilizar los deshechos.

“Lo que pretendemos con ello es fomentar la economía circular, creo que hoy en día un proyecto de este tipo, o del tipo que sea, debe ser de base circular. Hace unos meses vi un cambio de lineal a circular en el modelo económico, y en concreto vi que dicho cambio, utilizando más I+D para mejorar en la faceta ecológica, en Extremadura, mi región, iba a ser inminente”.

Las hermanas, de origen extremeño, compaginan su proyecto personal con el trabajo en su localidad natal, Zalamea de la Serena. Interesadas en hacerlo crecer, se inscribieron en el “Badajoz Explorer Space”, uno de los centros que, bajo el marco del Programa Explorer de Banco Santander, ha impulsado a lo largo de toda España las iniciativas de emprendimiento joven más punteras.

“Explorer para mí ha sido una inyección de motivación. Entré por recomendación de un amigo, tenía la idea rondando desde hacía algún tiempo y me dijeron que si entraba podía ponerla en práctica enseguida. Y la verdad es que pasar del plano teórico de la universidad a montar todo esto ha sido genial. En el programa nos ayudaron mucho, y de hecho quedamos ganadoras del Explorer de la ciudad de Badajoz y gracias a ello pudimos estar entre los finalistas e ir a Silicon Valley para ver la manera en la que operan las empresas tecnológicas más importantes del mundo”.

En San Francisco, Chanel Sopo compartió con otros cincuenta innovadores españoles la experiencia de visitar desde dentro empresas como Facebook, Google o Airbnb entre otras muchas, asistiendo a diario a conferencias y viviendo desde el corazón tecnológico de California el ecosistema de emprendimiento más importante del planeta.

“Es una experiencia inolvidable, algo que se vive solo una vez en la vida y que hay que saber aprovechar. Estar allí y aprender además del resto de finalistas, que tienen a su vez proyectos súper interesantes, creo que es una oportunidad estupenda”.

Segura de que el cambio a lo verde es evidente y será palpable en toda Europa a partir del programa Horizonte 2020, apenas dentro de unos meses, Sopo se muestra convencida de que están haciendo lo correcto desarrollando su tecnología en este preciso momento. “Ahora mismo estamos en el proceso de negociar con entidades públicas, solucionando proyectos piloto como asociación y pudiendo así ir demostrando toda nuestra tecnología”.

“Aprendemos día a día. Tanto mi hermana como yo venimos de una familia de emprendedores. Hay muchísimas cosas que estudiar y aprender, de normativa, de legislación relacionada con medio ambiente, y tenemos mucho que mejorar pero estamos en el lugar y el momento adecuado”.

Si hay algo que Chanel Sopo comparte con el resto de finalistas de Explorer es el convencimiento de que forman parte de una generación obligada a luchar por preservar y mantener el medioambiente. El espíritu y las ganas de emprender van ligadas en su caso a la motivación por hacer del planeta un lugar sostenible y habitable por todos.

“Está claro que no nos queda otra, tenemos que estar en comunidad tanto con las nuevas tecnologías como con la ética y el medioambiente. Vamos a tener que cambiar la forma en la que fabricamos y usamos nuestros productos y está claro que en algún momento nos vamos a tener que pintar todos de verde”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizás te guste

Cuidar lo que es nuestro, un esfuerzo de todos

Se calcula que cada año mares y océanos reciben hasta 8 de millones de toneladas de basura. Una cifra que equivale a 800 veces el peso de la Torre Eiffel y con la que se podría cubrir 34 veces la isla de Manhattan.