La gestión del talento, clave para el desarrollo de las empresas

Apostar por las generaciones más recientes, diferentes al resto en su forma de trabajar, más proactivas y mejor preparadas, es esencial para que las empresas se aseguren un futuro de éxito.

Leerlo te llevará 5 minutos

Apostar por las generaciones más recientes, diferentes al resto en su forma de trabajar, más proactivas y mejor preparadas, es esencial para que las empresas se aseguren un futuro de éxito. Cada vez son más las que promueven iniciativas con el objetivo de “captar el talento”. Una de ellas es Santander Talent Tour, de Banco Santander.

Las compañías, ya sean grandes o pequeñas, cada vez lo tienen más claro: si quieren prosperar y no quedarse atrás, la captación de talento, de nuevas generaciones con nuevas ideas y formas de trabajar, no es una opción, sino, prácticamente, una obligación.

Por ello, se está convirtiendo en costumbre que la mayoría ofrezca becas y programas especiales para jóvenes de cara a que tengan la oportunidad de demostrar sus habilidades y su aprendizaje. Este es el caso de Banco Santander, que está considerado el número uno en respaldo a la educación superior, según el informe The Fortune 500 Change the world, elaborado por la Fundación Varkey, en colaboración con la UNESCO.

La entidad presidida por Ana Botín invirtió en 2018 121 millones de euros en educación superior, cerrando un total de 1.235 acuerdos con universidades y otras instituciones académicas en 33 países, a la vez que cuenta con decenas de iniciativas.

Una de ellas es Santander Talent Generation, que ofrece a las nuevas generaciones la oportunidad de formar parte de la plantilla de la Ciudad Grupo Santander (CGS) durante unos meses, e incluso de obtener un puesto laboral fijo. Cómo no, estos programas atraen a los más jóvenes, que ven en ellos la oportunidad de demostrar lo que valen y de desarrollar sus habilidades profesionales y personales.

El caso de David: un ejemplo de la apuesta por el talento 

David Díaz tiene 24 años y estudió un doble grado de Ingeniería Industrial e Ingeniería de Materiales. A diferencia de otros participantes, David no entró directamente en la iniciativa Santander Talent Tour, sino que su historia en la entidad comenzó con el concurso Santander Bussiness Competition. Junto a algunos compañeros de universidad, presentó un proyecto de crowdlending basado en la banca participativa.

Su idea era proponer una plataforma donde se registrasen diferentes proyectos con sus características determinadas, sus evaluaciones específicas del riesgo y una opción de participación donde la gente podía apoyar el que quisiera. “Veníamos con una propuesta distinta a las demás. Incluíamos técnicas muy actuales. Había programas de recompensas para fomentar la participación, podías apoyar proyectos de forma no económica, a través de redes sociales…”.

De entre 600 propuestas, se seleccionaron 40. Entre ellas, la de David. Su proyecto no acabó como ganador. “La competencia era muy grande, la gente cada vez está más preparada. Proyectos buenísimos se quedaron fuera. Era un concurso que se anunció en universidades, por lo que la gente, además de tener formación, mostró un alto interés”.

No obstante, es aquí precisamente donde empieza su relación con Santander Talent Generation. “El Santander Bussiness Competition era una iniciativa de Recursos Humanos y Santander Analytics. Eligieron un par de perfiles entre los participantes y nos llamaron para el Talent Generation”.

David entró en el programa de prácticas y comenzó a realizar tareas relacionadas con el análisis de datos y big data. Tres meses después, apareció una vacante en el equipo donde trabajaba, la solicitó y fue seleccionado. “A partir de aquí, me desligué un poco del rol que desempeñaba en las prácticas, aunque sigo haciendo cosas relacionadas. Ahora, me centro más en el producto, en el negocio”.

Su equipo lo conforman seis personas y su labor principal es dar soluciones al activo circulante de las empresas y al comercio. David está centrado en el ámbito de las cartas de crédito para importar, exportar y mitigar riesgos. “Mi punto de mira está en la estrategia de cartas de crédito y en cambiar esa tendencia negativa de los últimos años y comenzar a captar más negocio con este producto”.

Con 24 años, David es el ejemplo de lo que la mayoría de los jóvenes busca a la hora de acceder a un trabajo. “Al principio, la infraestructura y todas las facilidades que ofrece es lo que me animó a realizar las prácticas. Sin embargo, fue el factor humano lo que me animó definitivamente a intentar trabajar de manera indefinida aquí. La gente, los equipos…”.

Ana María: el factor humano como referente

Ana María Barbalata tiene 31 años, es de Rumanía, estudió Economía y es otra de las personas que, gracias a Santander Talent Tour, forma parte de la familia de Banco Santander. Comenzó sus prácticas en octubre de 2018 y tan solo tres meses después ya estaba contratada. Ana María destaca el papel de liderazgo de la presidenta de la entidad.

“Como buena feminista que soy, empecé a seguir a Ana Botín en Linkedin y me apasionaba comprobar cómo una mujer es capaz de dejar huella e influir tanto en el mundo. Comencé a investigar sobre las oportunidades de trabajo que tiene Santander y encontré la posibilidad de apuntarme a Santander Talent Generation en el portal de empleo del banco”.

Ana María tuvo que realizar una prueba de inglés online y una entrevista con el equipo de Recursos Humanos en español e inglés. Una vez pasadas estas pruebas, fue invitada a la Ciudad Financiera para participar en una dinámica de grupo y acudir a una entrevista final. “Todo fue muy rápido. Al día siguiente ya me llamaron para comunicarme que me habían cogido”, afirma.

Desde el primer momento fue acogida por el equipo del que hoy forma parte. Actualmente, su labor es la de proporcionar apoyo a los gerentes en la gestión diaria de proyectos globales. Acude a reuniones, hace un seguimiento constante de planes locales, asegura el cumplimiento de plazos de entregas… “Me encanta mi trabajo por muchas razones, pero lo que más me gusta es que ningún día se parece al anterior. Todo es muy dinámico. Cada mañana viene con un nuevo reto y algo más que aprender”.

Comenzar en un trabajo nunca es sencillo y más si lo haces fuera de tu país de origen. Por ello, es indispensable tener un maestro o maestra. El de Ana María es Martín Sánchez, su jefe. “A pesar de ser un hombre muy ocupado, siempre se ha tomado todo el tiempo que he necesitado para apoyarme, aclarar mis dudas y motivarme. Le debo mucho”.

Banco Santander es una de las mayores empresas del mundo y muchos jóvenes piensan, de manera equivocada, que es imposible poder conseguir un puesto laboral en ella. Las oportunidades que ofrece la entidad son infinitas y es esencial informarse bien de iniciativas como Santander Talent Tour.

“A aquellos que creen esto, les diría que luchen por lo que quieren profesional y personalmente. Yo soy un ejemplo de que trabajar en Banco Santander es muy posible. Empecé como becaria, a los tres meses me contrataron y el mes que viene me voy a incorporar, además, como analista. Lo que más valoran son las ganas y la aportación de los más jóvenes”, concluye Ana María.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizás te guste

El final del uso del petróleo está próximo

¿Abandonaremos el petróleo porque será demasiado caro o porque habremos encontrado alternativas? Esta materia prima está presente en todos los aspectos de nuestra vida, ¿te imaginas un día a día sin usarlo?

A la conquista del material del futuro del modo más sostenible

José Manuel Estrada, uno de los socios de Trovant Technologies, explica cómo han obtenido el material que está llamado a ser el que revolucione la forma de generar energía.

Hacia un mundo sin facturas de papel

En la actualidad, son muchas las preguntas que se nos presentan sobre cómo una empresa puede evitar costes innecesarios o mejorar su productividad. Si a esto se une la posibilidad de generar un menor impacto negativo en el medioambiente, aparecen nuevas cuestiones… ¿Facturas electrónicas o en papel?