Texto

El redondeo solidario: una práctica cada vez más frecuente

¿Y si comprar no se limitase únicamente a adquirir un producto para el beneficio propio? ¿Y si pudiésemos, además, contribuir a diferentes causas?
Por

Leerlo te llevará 2 minutos

¿Y si comprar no se limitase únicamente a adquirir un producto para el beneficio propio? ¿Y si pudiésemos, además, contribuir a diferentes causas?


Esto es posible gracias al redondeo solidario, una práctica que poco a poco se está asentado y que consiste en redondear al alza los precios de nuestras compras con el objetivo de destinar el dinero colectivos más vulnerables. Una tendencia que une de forma emocional al cliente y la marca.

Son muchas las empresas que han iniciado estos proyectos solidarios. Desde Banco Santander a Condis, Covirán o Kiehl’s. Las compañías tienen enormes beneficios cada año. El redondeo solidario influye en su responsabilidad social corporativa, de manera que devuelven a la sociedad parte de ese beneficio que obtienen. Aunque pueda pasar muy desapercibido, cincuenta céntimos por millones de consumidores implica una suma considerable que destinar a diferentes causas sociales.

La tarjeta solidaria: OpenBank

OpenBank, la entidad 100% digital del Grupo Santander, cuenta con el proyecto Open Solidario: una tarjeta solidaria que redondea el precio de cada compra y destina la diferencia a organizaciones que elijan los clientes. Así, si compras algo que cueste 15,30 euros, la tarjeta te cobrará 16 y esos 70 céntimos irán a las ONGs que quieras. Esta es de débito, no tiene comisión y es gratuita.

Estas son las diez ONGs con las que se podrían colaborar:

– ACNUR. Ofrece asistencia humanitaria urgente a aquellas personas que huyen de sus países por la guerra o violación de los derechos humanos. Aporta refugio, alimentos, apoyo sanitario y educativo.

– Acción Contra el Hambre. Ayuda al acceso a agua potable, alimentación segura y cuidados básicos para la salud.

– CRIS Contra el Cáncer. Su objetivo es combatir el cáncer y encontrar una cura. Centra su actividad en España y han conseguido grandes resultados.

– Cruz Roja. Protege a los más vulnerables. Tiene más de 13 millones de voluntarios, casi 17 mil colaboradores y se extiende por 80 países.

– Deporte y Desafío. Utilizan el deporte para la integración en la sociedad de personas con discapacidad. La seguridad, la superación y el esfuerzo son algunos de los valores que promueve.

– Duchenne. Ayuda a la investigación para tratar la distrofia muscular de Duchenne y Becker, muy presente en los niños.

– Entreculturas. Enfocada a la educación y a la lucha para que todos los niños tengan acceso a ella.

– HePA. Ayuda a los pequeños con enfermedades hepáticas y a los pacientes de trasplantes de hígado.

– Fundación Vicente Ferrer. Desarrollo de las áreas más desfavorecidas de la India.

– La Fundación Theodora. Organizan actividades para que los niños ingresados en hospitales tengan una estancia más agradable.

– Save the Children. Lleva casi cien años luchando por los derechos de los niños en más de 120 países.

Son organizaciones que cuentan con un programa social que quiere mejorar el mundo. Casi sin percibirlo, con el redondeo solitario también contribuimos a hacerlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizás te guste

Una vuelta al mundo para adaptarse a los nuevos modelos de trabajo

Cada vez son más las empresas que trasladan, año tras año, una parte de su talento a filiales que tienen en otros países para vivir una experiencia internacional.

La gestión del talento, clave para el desarrollo de las empresas

Apostar por las generaciones más recientes, diferentes al resto en su forma de trabajar, más proactivas y mejor preparadas, es esencial para que las empresas se aseguren un futuro de éxito.