El final del uso del petróleo está próximo

¿Abandonaremos el petróleo porque será demasiado caro o porque habremos encontrado alternativas? Esta materia prima está presente en todos los aspectos de nuestra vida, ¿te imaginas un día a día sin usarlo?
Por Opinno Editora de MIT Technology Review en español
Leerlo te llevará:4 minutos
¿Abandonaremos el petróleo porque será demasiado caro o porque habremos encontrado alternativas? Esta materia prima está presente en todos los aspectos de nuestra vida, ¿te imaginas un día a día sin usarlo? Ese día a día, cada vez está más cerca

El fin del petróleo podría cambiar nuestras vidas de una forma trascendental. Y es que, aunque asociamos directamente el petróleo como un combustible que usamos para el transporte, los derivados de la petroquímica hacen del petróleo un elemento omnipresente en nuestras vidas.

¿Se dejará de usar el petróleo antes de que se termine?

El investigador del Real Instituto Elcano, Gonzalo Escribano, cree que uno de los escenarios posibles es que el último barril de petróleo que sea extraído ya no valga millones de euros, sino que cueste cero porque ya nadie lo quiera.

De hecho, el auge de las energías renovables hace posible que a día de hoy ya existan territorios que han eliminado el petróleo de entre sus fuentes de energía. Es, por ejemplo, el caso de la isla de El Hierro, que desde febrero de este año se abastece al 100% con energía renovable. Escribano señala que “la cuestión no es si va a llegar el final del petróleo, sino saber cuándo va a llegar y de qué manera”.

En este sentido, la fecha en la que podría llegar el punto máximo de demanda de petróleo también varía entre los distintos interlocutores. Por su parte, la Agencia Internacional de la Energía, sitúa el peak oil demand (el mayor punto de crecimiento de la demanda del petróleo) en 2035, mientras que algunas compañías petroleras marcan 2050 como la fecha de máximo crecimiento.

El petróleo como fuente de energía

Los combustibles fósiles, entre los que se encuentra el petróleo, suponen el 80% de la demanda energética mundial. Así, la presencia del petróleo es todavía muy significativa.

Sin embargo, el profesor emérito de la Universidad Politécnica de Catalunya (UPC), Carles Riba, señala que “las tecnologías de captación de energía de fuentes renovables son suficientemente maduras como para llevar a cabo una transición energética”.

En cierto modo, coincide con Escribano cuando el investigador del Real Instituto Elcano sostiene que “el apoyo actual a las renovables no es tan necesario como era antes porque en muchos casos ya son competitivas”.

Es difícil saber cuándo las renovables van a superar a los combustibles fósiles, pero cada vez parece más fácil imaginarse un mundo energéticamente limpio si se tienen en cuenta los casos de El Hierro, de Portugal, que logró generar el 104% de la energía que consume el país a partir de fuentes de energías renovables el pasado mes de marzo; o de otras ciudades en el mundo. En este punto discrepa Gonzalo Escribano que advierte que “quizá dejemos de utilizar el petróleo en Europa, pero en otros países en vías de desarrollo se seguirá usando”.

De la gasolina a la electricidad

Los coches híbridos nos parecían de otro planeta y suponen, en la actualidad, el 3% de los vehículos en la Unión Europea. De hecho, algunas ciudades han empezado a optar por vehículos de este tipo para sus flotas de autobuses.

Imaginar la movilidad sin petróleo puede resultar más fácil que hacerlo en otros aspectos de nuestra vida, porque existen numerosos ejemplos que muestran que la forma en que nos desplazamos está cambiando.

Sin embargo, el precio de la electricidad y los desplazamientos de larga distancia son interrogantes que todavía están por resolver. En cuanto al primero, el investigador del Real Instituto Elcano explica que “California, siendo el adalid de la transición energética, es uno de los lugares con la electricidad más cara. La consecuencia es que, aunque hay muchos coches híbridos, los usuarios los usan con gasolina porque el precio de la electricidad es mucho más elevado”.

El uso del petróleo en la alimentación

Aunque pueda parecer sorprendente, nuestra alimentación también se vería afectada por el fin del petróleo. El profesor de la UPC lo explica así: “Los alimentos se transforman, se conservan y se transportan a las grandes ciudades usando petróleo y combustibles fósiles, por lo que el fin del petróleo no solo supondrá un problema para llenar el depósito”.

Los suministros básicos como los alimentos, el agua o las comunicaciones también sufrirán. De esta forma, Riba prevé un acercamiento a la naturaleza y una “vuelta al pasado”.

El consumo de productos de proximidad vendrá acompañado de un modelo de vida más sostenible en el que los alimentos no llegan a la cocina tras recorrer miles de kilómetros. Así, aunque la globalización ha dado acceso a alimentos de todo el mundo, la renuncia al petróleo puede suponer volver a acercarnos a los productos locales y de temporada.

Adiós al plástico

Los derivados del petróleo están en todas partes. El teclado del ordenador, la funda de tu smartphone y la botella de agua son algunos ejemplos de objetos cotidianos que contienen derivados del petróleo. Sin embargo, algo está cambiando.

Cada vez son más las marcas que buscan alternativas al plástico para producir sus productos. ¿Sabes cuántos cepillos de dientes vas a desechar en tu vida? Aproximadamente 300. ¿Qué puedes hacer para evitar desechar un elemento tan cotidiano y que tarda más de 70 años en degradarse? Usar uno de materiales biodegradables, como, por ejemplo, cepillos de dientes de bambú. A mayor escala, también se puede evitar el uso del plástico. Una opción es la impresión 3D en metales con la que se obtienen piezas más duraderas y menos tóxicas para el medioambiente, ya que tardan más en volverse inservibles. Sustituir el plástico por otros materiales no solo contribuye a cuidar del planeta, sino que también reduce la dependencia del petróleo.

La tecnología tendrá un papel fundamental en el final del uso del petróleo igual que lo tendrán el impulso de políticas que apuesten por otro tipo de fuentes de energía. No hay que olvidar que “la transición energética es de los fenómenos más complejos que podamos encontrar, ya que incluye muchos cambios tecnológicos, económicos y sociales”, apunta Gonzalo Escribano.

Carles Riba considera que el “auto-empoderamiento de la ciudadanía es el único camino para potenciar una sociedad más democrática, equilibrada” y que se mueva hacia la sostenibilidad.

Así, además de en la tecnología y en la acción de los gobiernos, está en nuestras manos que el final del petróleo esté más cerca que nunca. Pensar en cómo utilizamos el petróleo en nuestro día a día y buscar alternativas disponibles a nuestro alrededor, nos acerca de forma individual a este objetivo.

Por Olga Rodríguez

5 comments
  1. Y DE CASUALIDAD TAMBIEN PROPONE QUE MEXICO Y VENEZUELA ENTREGUE TODOS SUS YACIMIENTOS PETROLERO A E.U.A. , ESPAÑA, INGLATERRA U HOLANDA AL FIN YA NO VA ATENER NINGUN VALOR?

  2. Aun falta mucha educación para que el ciudadano corriente entienda la importancia de dejar el petróleo, y como esa sencilla práctica social puede beneficiar enormemente a la Humanidad. Lamentablemente muchos de los movimientos sociales que exigen mejor calidad de vida también exigen la mantención de fuentes de trabajo basadas en la industria contaminante, y así es muy difìcil avanzar; por tanto hace falta generar canales de educación tecnológica y científica orientados a reforzar la consciencia ecológica y su fundamento como motor de la calidad de vida, así como canales de confianza y transparencia administrativa desde los gobiernos -que enfrentarán las décadas restantes de este siglo- hacia los habitantes más vulnerables a los vaivenes de las economías, pues del temor de estos últimos a un futuro incierto es donde nacen las emociones alarmistas que frenan la innovación. Es preciso llevar la cultura de la innovación sostenible a todo ser humano en el planeta.

  3. “……mientras que algunas compañías petroleras marcan 2050 como la fecha de máximo crecimiento.”

    Eso parece ser un horizonte realista; las compañías petroleras conocen muy bien su negocio y por ahora ( sobre todo desde la aparición del shale gas ) proyectan una expansión del mercado.

    Mientras eso sea así, las energías renovables no convencionales tendrán que esperar y de hecho el consumo de petróleo aumenta ( en lugar de disminuir ) año a año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizás te guste
  • Banca y Sociedad

Un software capaz de democratizar el uso de energía solar

La empresa española Rated Power pretende revolucionar el sector de la energía fotovoltaica a base de simplificar procesos de instalación y gestión de plantas solares.
  • Banca y Sociedad

Energía solar sobre ruedas para una conducción libre de CO2

Las emisiones de CO2 no paran de crecer y, con ellas, los numerosos problemas de salud de los ciudadanos y la destrucción del medioambiente. El sector del automóvil apuesta por la energía solar como la renovable más eficaz para desarrollar sus nuevos modelos.
  • Banca y Sociedad

Participación ciudadana para mejorar nuestras ciudades

Como ciudadanos, y si queremos ir de la mano del progreso, debemos cuidar nuestra urbe. La plataforma Vega Viva nos implica directamente en el mantenimiento de las ciudades.