La importancia de reconocer el buen trabajo del compañero de al lado

Cada vez son más las empresas que practican la cultura del reconocimiento, entre ellas, Banco Santander con herramientas como StartmeUp.

Leerlo te llevará 4 minutos

Las empresas las hacen las personas. Y las personas crecen gracias a los reconocimientos. Reconocimientos que pueden llegar por parte de los responsables, pero también de los propios compañeros. Por eso, cada vez son más las empresas que practican la cultura del reconocimiento, entre ellas, Banco Santander con herramientas como StartmeUp.


Está demostrado que valorar lo positivo tiene un gran poder en el estado de ánimo. A todos nos gusta escuchar aquello que hacemos bien, que nos reconozcan nuestro buen hacer y esfuerzo y que, por qué no, se nos premie por ello. Esto ocurre en todos los ámbitos de la vida, y, por supuesto, también en el plano laboral. Y eso que, los que saben, aseguran que el trabajo es uno de los lugares donde menos reconocidos nos sentimos.

Según el Índice de Reconocimiento en España, elaborado por Amstel y el Instituto de Investigación MyWorld8 de cada 10 encuestados piensan que los españoles no se sienten reconocidos en el trabajo. Y es que, un 80% de los entrevistados cree que en el ámbito laboral se destacan más los errores que los aciertos; cerca de dos tercios reconoce que nos cuesta mucho o bastante felicitar a un jefe por sus aciertos y piropear a un compañero por un trabajo bien hecho; y solo la mitad de los españoles (un 50,3%) creen merecer el reconocimiento. Este estudio también revela que la envidia es el segundo motivo, por detrás de la falta de costumbre, para explicar la falta de reconocimiento.

Por otro lado, este informe también destaca que tardamos 20 veces más en archivar lo bueno que lo malo, ya que los estudios aseguran que la respuesta del cerebro a los estímulos negativos es más fuerte y que nos parece más inteligente decir lo negativo que lo positivo.

Por todo esto, es aquí donde las empresas tienen que ser conscientes de la importancia de poner en marcha prácticas que se engloben dentro de una cultura del reconocimiento. Porque si nos reconocen aquello que hacemos bien, seremos más felices y estaremos más predispuestos, y, por lo tanto, el desarrollo de nuestro trabajo irá acorde a nuestro estado de ánimo. Ya lo reveló, en su momento, un experimento realizado por los psicólogos Robert Emmons y Michael McCullough. Sus investigaciones demostraron que los grupos que mostraban agradecimiento acabaron más felices, se mostraron más optimistas acerca del futuro, con mejor salud física e incluso haciendo más ejercicio.

No se trata de decir aquello que quiere escuchar una persona, sino más bien de una forma de transmitir energía a los colaboradores sea cual sea su estatus, de un estímulo; en definitiva, de una motivación que ayude a alcanzar los objetivos, y que, por lo tanto, tenga un impacto positivo en los beneficios de la compañía. En este punto, es importante tener en cuenta que el reconocimiento promueve el compromiso, el sentimiento de pertenencia y la gestión de los equipos.

Reconocimiento como fórmula de gestión del talento

La transformación digital y la gestión del talento son dos claves de la competitividad que van de la mano y que están obligadas a entenderse. Y es que, hace ya tiempo, que la revolución digital está forzando a las empresas a replantearse su forma de trabajar, y, en consecuencia, la gestión que hasta hace muy poco hacían del talento. Algo que afecta de manera directa a las políticas que se engloban dentro de la cultura del reconocimiento.

Las compañías están siendo cada vez más conscientes de que reconocer lo bueno que hacen sus empleados, genera en estos un estado de bienestar que les inspira e impulsa a hacer las cosas todavía mejor. Algo que, a la larga, acaba repercutiendo de manera positiva en los resultados económicos de la empresa.

Este ha sido el caso de Banco Santander, que, dentro de sus políticas de experiencia del empleado, apuesta por mantener motivados a sus equipos como clave para garantizar su compromiso y su éxito a la hora de contribuir al progreso de las personas y de las empresas. Para ello, se han puesto en marcha medidas que fomentan la escucha, la conciliación de la vida personal y laboral y un entorno de trabajo saludable y gratificante.

StartmeUp es una de esas iniciativas. Se trata de una red internacional de reconocimiento que permite a los empleados evaluar a aquellos que dan ejemplo. En total, desde que esta iniciativa se puso en marcha, los empleados del Grupo ya han dado más de un millón y medio de estrellas de StarMeUp, las cuales representan los valores de la compañía, a otros compañeros. A lo largo del pasado año se superaron los 132.000 usuarios activos, el 11% por encima del objetivo definido durante los primeros meses de 2018, y se otorgaron 689.000 estrellas.

Además de emplearse para el reconocimiento entre compañeros, esta herramienta ayuda a la entidad a difundir su cultura corporativa y a detectar cuáles son los mejores talentos para desarrollar cada tarea. Así lo reconoció la presidenta del Grupo, Ana Botín, en el momento de su implantación: “Esta herramienta nos permitirá entender qué hacemos mejor y qué áreas necesitamos reforzar”.

Los números favorables animan a Banco Santander a marcarse como desafío que el porcentaje de usuarios continúe creciendo hasta situarse en el total de los empleados, que todos usen la cantidad mensual de estrellas disponibles, y que interactúen en la plataforma en distintos niveles, tal y como explica Miguel Ángel Dorado Barra, director de Cultura y Compromiso de la entidad: “Existe un fenómeno en el cual aquellos que reciben más estrellas también son muy proactivos para otorgarlas, lo que muestra el nivel de feedback de la plataforma”.

Aunque existe un importante número de iniciativas de este tipo, en la misma línea que StartmeUp funciona, por ejemplo, Guudjob, una plataforma creada por un grupo de emprendedores españoles para valorar el trabajo de los profesionales en tiempo real de forma digital. El objetivo de esta herramienta es potenciar el crecimiento profesional de las personas, a través de las valoraciones y opiniones de clientes y entre compañeros.

Dicen que en nuestro diccionario existen más palabras para lo negativo que para lo positivo y que imperan los jefes que no valoran el trabajo bien hecho. Por eso, nos preguntamos cómo podemos cambiar esta situación. La respuesta es sencilla: premiando a los mejores profesionales, descubriendo el talento oculto, fidelizando a los empleados… en definitiva, fomentando la meritocracia. Objetivos que persiguen empresas como Banco Santander otorgando el lugar que se merece a la cultura del reconocimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizás te guste

Hacia la igualdad de oportunidades en la selección de personal

La herramienta ResumeNets, finalista de los Explorer Awards, permite que las consultoras y departamentos de RRHH automaticen el filtrado de currículums.

Víctimas de violencia machista convertidas en supervivientes

La Fundación Ana Bella ayuda a las mujeres que sufren malos tratos a reinsertarse en la sociedad.