Las personas con trastornos de déficit de atención o con autismo pueden ser capaces de detectar ciertos trucos de magia

La magia se ha convertido en un aliado para las personas que sufren autismo o Alzheimer. Hablamos con la neurocientífica Susana Martínez-Conde, que nos ofrece detalles sobre este fenómeno.

Leerlo te llevará 5 minutos

¿Neuromagia? Analizar desde una perspectiva neurocientífica cómo reacciona nuestro cerebro a los trucos de magia puede impulsar avances en medicina, ayudar a descifrar cómo funciona la consciencia y mejorar el método educativo


¿Qué es la neuromagia?

Es un término que acuñamos en 2008 para describir la relación entre dos disciplinas que al principio pueden parecernos muy dispares, como son la magia y la neurociencia, pero que, sin embargo, tienen muchos puntos en común.

¿Cómo están relacionados el cerebro, las ilusiones ópticas y la magia? 

Aunque parezca cosa de magia, entender cómo reaccionamos a los trucos de los magos puede revelar cómo funciona el órgano que controla nuestro cuerpo y mente. En esto consiste la disciplina denominada neuromagia, y sus implicaciones ya han proporcionado nuevos enfoques para mejorar el diagnóstico del autismo y el Alzhéimer.

La neurocientífica Susana Martínez-Conde, una de las fundadoras de esta rama e investigadora en la Universidad Estatal de Nueva York (EEUU), trabaja en neurociencia desde hace casi 30 años y ha colaborado con magos para estudiar estas aplicaciones. “Diagnóstico, terapias clínicas, política, publicidad, educación: cualquier esfera de la interacción humana está relacionada con la neuromagia”, señala la investigadora, cuyas publicaciones sobre esta materia se recogen en las páginas de prestigiosas revistas como Nature. Martínez-Conde también se dedica a la divulgación: el libro “Los engaños de la mente: cómo los trucos de magia desvelan el funcionamiento del cerebro“, del que es coautora, ganó en 2013 el premio Prismas Casa de las Ciencias a la Divulgación como mejor libro editado.

¿Cuáles son esos nexos de la neuromagia?

Una de las principales relaciones entre magia y neurociencia, especialmente en el campo de la neurociencia cognitiva, es el interés que tenemos tanto magos como científicos por la conducta, el comportamiento y la perfección humana, por comprender qué ocurre en la mente del espectador cuando está presenciando el truco de un mago. Esto es algo que desde un punto de vista neurocientífico resulta fascinante, ya que las ilusiones, tanto visuales como cognitivas, nos facilitan una herramienta muy útil para entender cómo el cerebro construye nuestra experiencia de la realidad.

Foto: Susana Martínez-Conde

¿Qué es lo más sorprendente que ha encontrado durante su investigación?

La propia colaboración de magia y neurociencia en sí. Si fuéramos capaces de entender desde un punto de vista neurocientífico lo que sucede en el cerebro de un espectador durante un espectáculo de magia, donde están afectados procesos cognitivos, de atención, memoria, toma de decisiones, etc., seríamos capaces de entender perfectamente las bases neurales de la consciencia. Este es el Santo Grial de la neurociencia contemporánea.

La neuromagia ha proporcionado nuevos enfoques para el estudio del autismo.

¿Cómo se relaciona este trastorno de la atención con la magia?

Las ilusiones que los magos utilizan en el escenario pueden afectar a muchos niveles sensoriales, pero una gran mayoría, como la magia de cerca y los juegos de cartas, recaen sobre el terreno cognitivo y se basan en la manipulación de la atención del espectador. Dirigir esta atención de manera efectiva hace que obviemos el resto de la realidad y no veamos dónde está el truco. De alguna manera, el cerebro es cómplice del mago, porque suprime todo lo demás.

Esta implicación crítica de los procesos cognitivos en la percepción de la magia apunta a que pueda ser útil para diagnosticar deterioros cognitivos o situaciones en las que exista una diferencia en la forma de prestar atención. Por ejemplo, planteamos la posibilidad de que personas con trastornos de déficit de atención o en el espectro autista sean capaces de detectar ciertos trucos de magia mejor que una persona neurotípica, ya que no focalizan tanto su atención donde pretende el mago.

Neuromagia:¿También puede usarse para evaluar terapias?

Sí, porque si una persona tiene un déficit de atención y sigue un tratamiento cognitivo, conductual o un régimen de medicación que hace que disminuyan sus síntomas, una manera de estudiar la eficacia de este tratamiento sería ver si ha cambiado su respuesta a los trucos de magia. De momento, son estudios teóricos. Cuando tengamos financiación podremos llevarlo a la práctica.

¿Qué sucede en el caso del Alzhéimer?

Es una enfermedad degenerativa, así que existe un deterioro cognitivo. Creemos que pueden aprovecharse las técnicas de los magos para conseguir, si no recuperar del todo la función cognitiva, al menos optimizar la que todavía existe en los diferentes estadios y ralentizar la progresión del deterioro.

¿Las publicaciones en revistas científicas de renombre y los premios han contribuido a que os tomaran en serio?

Dentro de la neurociencia tuvimos reconocimiento desde el principio: nuestro primer artículo fue portada de la revista Nature Reviews Neuroscience. La reacción de nuestros colegas era: “Qué sorprendente, ¡cómo no se nos ha ocurrido antes!”.

Lo que nos ayudó dentro del mundo de los magos fue contar desde el primer momento, y precisamente para esa publicación, con artistas y académicos de la magia reconocidos a nivel mundial. Nos abrió muchas puertas y nos dio credibilidad. Ahora ya hay muchos laboratorios alrededor del mundo trabajando en cuestiones neurocientíficas relacionadas con la magia.

¿Qué otras aplicaciones puede tener la neuromagia?

En el campo de la educación, si los maestros fueran capaces de dirigir la atención de los alumnos con la misma eficacia y habilidad con la que lo hace el mago que cautiva la atención del público, sería un gran paso educativo. Para ello habría que contar con estos recursos de manejo de la atención y maximizar las funciones cognitivas.

También hay paralelismos con la publicidad y con la política. ¿En estos casos hay que combatir el engaño?

La ciencia, especialmente los descubrimientos científicos en ciencia básica, es agnóstica. Pero es cierto que los publicistas y políticos pueden manipular nuestra atención para fines menos divertidos que los de los magos, especialmente en esta época que vivimos caracterizada por el escepticismo y las fake news. Por eso, es fundamental darnos cuenta de que somos engañables y nuestros procesos neurales se pueden trastocar. Los magos son unos hackers del cerebro.

En realidad, es necesario que nuestro cerebro sea capaz de abstraerse para nuestra propia supervivencia.

Por supuesto. Nuestro cableado neural nos permite tomar una serie de atajos que nos posibilitan interactuar con nuestro entorno físico y social de manera rápida y efectiva. Esto nos ha permitido sobrevivir, porque no necesitamos percibir la realidad exactamente tal y como es: consumiría una cantidad de recursos neurales que no tenemos.

¿Cómo afecta hoy en día la tecnología a nuestra atención?

Estamos rodeados de tecnologías que hacen que tengamos constantemente la atención dividida: alarmas en el móvil, notificaciones de Facebook, WhatsApp e Instagram, etc. Estemos manteniendo una conversación o trabajando en un documento, casi nunca fijamos la atención y la repartimos con los aparatos que utilizamos. Esto también lo utilizan los hackers del cerebro. Como dice el refrán, divide y vencerás.

 

Por Patricia Ruiz Guevara

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizás te guste

Volver a trabajar después de ser víctima de violencia de género

La violencia de género es una de las grandes preocupaciones de la sociedad. Es esencial que las mujeres que han sufrido agresiones se reincorporen al mundo laboral. En muchas ocasiones, hay que ayudarlas a dar el paso.  

Coaching para los jóvenes que más lo necesitan

Coach Exit es una iniciativa que ayuda a jóvenes en riesgo de exclusión social a prosperar personal y profesionalmente.

Cooperación entre países para un progreso colectivo

Ana Carolina Silva, una de las representantes de Portugal en el programa Jóvenes Líderes Iberoamericanos, es partidaria de una mayor integración entre España, Portugal y los países iberoamericanos.