La confianza, también clave en la labor de las ONG

Las organizaciones han centrado su estrategia en la captación de socios mediante políticas basadas en una total transparencia en cuanto a la utilización que hacen de los fondos y su gestión.

Leerlo te llevará 3 minutos

Una relación no puede sobrevivir sin confianza. Ni en el ámbito personal ni en el profesional. Según el Edelman Trust Barometer 2019, la confianza de los españoles en las ONG ha caído del 61% al 53%. Por esta razón, tanto ellas como las empresas trabajan para volver a conectar con la sociedad.


Ocurrió hace 12 años. Una de las peores crisis económicas de la historia trajo consigo problemas políticos, sociales, y se tradujo, por tanto, en una crisis brutal de confianza en los actores económicos más importantes.

Sus efectos, como recogen numerosos estudios, todavía se dejan notar. Todo este tiempo, empresas, políticos y organizaciones han tenido que trabajar para lavar una imagen que adoptó la sociedad de ellos, producto del gran sufrimiento que padecieron.

No se libró nadie. Incluso las ONG, claves para la inclusión y el progreso de los más desfavorecidos, fueron cuestionadas. Para cualquier socio de una organización es capital tener la certeza de que su aportación económica llega al destino previsto. Esta crisis de confianza se vio agravada por el escándalo mundial de la ONG Oxfam, sobre todo en la labor que realizó en Haití tras el terrible terremoto de 2010.

El caso es que, aunque sea de manera injusta, el Eldelman Trust Barometer 2019 ha dado a conocer que la confianza de los españoles en las ONG ha pasado del 61% al 53%. Debido a esto, las organizaciones han centrado su estrategia en la captación de socios mediante políticas basadas en una total transparencia en cuanto a la utilización que hacen de los fondos y su gestión.

Conscientes de que el papel que juegan las ONG en la sociedad es esencial, han nacido grandes proyectos que tienen el objetivo de ayudarles a recuperar esa confianza. Una de ellas es Fundación Lealtad, a cuyo patronato pertenece Banco Santander.

La fundación nació en 2001 con la meta de incentivar la confianza en las ONG para aumentar sus ingresos y los socios. Fue el primer proyecto de estas características que vio la luz en España, donde no existía ningún “medidor” de buenas prácticas de las organizaciones.

La labor de Fundación Lealtad consiste, entre otras cosas, en proporcionar a las ONG que lo merezcan el sello ONG Acreditada. Para ello, deben cumplir los 9 Principios de Transparencia y Buenas Prácticas. Para ayudar a aquel que quiere colaborar a elegir la organización que desee, Fundación Lealtad tiene todos sus informes publicados en su web.

El proceso de análisis para acreditar la transparencia y buenas prácticas de una ONG es exigente y voluntario”, sostiene Ana Benavides, directora general de la fundación. El funcionamiento es el siguiente: las organizaciones reciben clases formativas, rellenan un cuestionario y se analizan sus prácticas con el objetivo de elaborar una hoja de ruta que les ayude a abordar campos que tengan pendientes.

Si la ONG cumple estos 9 principios, obtiene el sello ONG Acreditada, que deberá renovar cada dos años sometiéndose al mismo análisis. Entre los aspectos que se tienen en cuenta se encuentran la comunicación veraz, el cumplimiento de las obligaciones legales, la coherencia de sus acciones con su misión o la sostenibilidad financiera.

En el caso de las ONG, la confianza y la transparencia son clave. La sociedad es más exigente con ellas que con otros sectores porque trabajan con colectivos vulnerables y se espera que cumplan con una cuestión social. Su gestión debe ser eficiente, impecable e incuestionable”, afirma Benavides.

Tratamos de dar respuesta a todas aquellas cuestiones que se puede plantear un donante, ya sea particular o institucional, antes de colaborar con una ONG: ¿Quién toma las decisiones? ¿Cómo se financia? ¿Cuál es el reparto de los fondos entre aquellos destinados a misión, administración y captación de fondos?”.

Esta es la única forma de ganarse la confianza de la sociedad. Y es que el último Perfil del donante 2018 realizado por la Asociación Española de Fundraising revela que el 44% de los encuestados no colaboran con ninguna ONG, precisamente, por falta de confianza. “Nuestro sello es garantía del gran trabajo que desarrollan las ONG y su alto nivel de profesionalidad”, destaca Benavides.

Asimismo, las entidades financieras juegan un papel esencial al facilitar la colaboración con una ONG determinada o por impulsar iniciativas que canalicen la solidaridad mediante pagos fáciles y seguros. Banco Santander ha sido una de las primeras entidades en apoyar a la Fundación Lealtad. “Nos ha acompañado en cada etapa, cuando publicamos las primeras guías de la transparencia, cuando lanzamos el Sello ONG Acreditada y ahora, que estamos en un gran proyecto de digitalización”.

Una de las grandes iniciativas de Banco Santander es el programa Euros de tu nómina, a través del cual los empleados de la entidad donan una parte de su sueldo a la ONG que ellos elijan. En total, se han destinado más de 3,3 millones de euros a 82 proyectos.

En estos 18 años no hemos dejado de comprobar cómo las ONG son capaces de hacer mucho con muy pocos recursos. Tienen una increíble fuerza para movilizar y sumar y para dar soluciones a problemas sociales complejos; se enfrentan sin miedos a nuevas realidades. Por eso, no debemos permitir que incidentes absolutamente puntuales y aislados empañen su trabajo diario y la reputación del conjunto del sector”, concluye Benavides.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizás te guste

La banca y su lucha por la inclusión social

La inclusión social no puede existir sin la financiera, que funciona como un motor que estimula las economías familiares y empresariales.

Ayudar al que menos tiene desde la oficina

El compromiso de Banco Santander con el progreso de la sociedad traspasa fronteras, con más de seis millones de personas ayudadas en los últimos cuatro años.

Emprender para ayudar también es posible

El emprendimiento social se está afianzando como un modelo que satisface las necesidades y exigencias de los nuevos consumidores.