En busca de un envejecimiento activo

Beatriz Santamaría y Eider Etxebarria han creado Bizipoz, un proyecto que tiene como objetivo ayudar a mantener activas a las personas mayores de 55 años y formarles en salud, economía, el ámbito emocional…

Leerlo te llevará 3 minutos

Beatriz Santamaría y Eider Etxebarria han creado Bizipoz, un proyecto que tiene como objetivo ayudar a mantener activas a las personas mayores de 55 años y formarles en salud, economía, el ámbito emocional…


Llega un momento en la vida de toda persona en la que cuando se alcanza una determinada edad corre el riesgo de dejar de conocerse a sí misma y de aislarse de los cambios que suceden a su alrededor.

Conscientes de lo importante que es que este colectivo no quede excluido de la sociedad, dos jóvenes guipuzcoanas, Beatriz Santamaría y Eider Etxebarria, han creado Bizipoz (juego de palabras en euskera que significa “vivir feliz”) con el objetivo de incentivar el empoderamiento de los más mayores para que tengan un proceso de envejecimiento activo. Un proyecto que por su importancia e impacto social se hizo merecedor del Premio Jóvenes Emprendedores Sociales 2018 que impulsa de Banco Santander a través de Santander Universidades, de la mano de la Universidad Europea de Madrid, UEM.

Todo comenzó en 2015, cuando Beatriz y Eider estudiaban Liderazgo Emprendedor e Innovación en la Universidad de Mondragón. Desde el principio tenían muy claro que querían hacer algo por mejorar la vida de las personas mayores.

Ese año, en el último de carrera, presentaron un trabajo de fin de grado conjunto que dos años más tarde se convertiría en Bizipoz. “Nosotras lo hablamos desde el corazón. Teníamos muy interiorizado que queríamos ayudar a las personas mayores a vivir mejor los años que les quedan”, afirma Eider.

Las jóvenes llevan grabada en sus mentes una frase que resume muy bien lo que está por llegar: “Vivir más no quiere decir que se vaya a vivir mejor”. Efectivamente, la esperanza de vida ha aumentado en los últimos años y continuará haciéndolo. Por esta razón, hay que enseñar a los más mayores a vivir mejor.

Bizipoz nace precisamente para ello. De esta manera, a través de programas de formación en envejecimiento activo, las personas mayores de 55 años aprenden de los sectores de la salud, economía, nuevas tecnologías e inteligencia emocional para que sean partícipes de la evolución de la sociedad. Para conseguirlo, cuentan con una gran red de colaboradores expertos que, dicen, “constituyen el pilar de su trabajo”.

En un primero momento, Bizipoz surgió con ese cometido, aunque ahora ha implantado un programa de ‘ciudades amigables’ para facilitar la movilidad y accesibilidad de los mayores en las urbes, además de colaborar con ayuntamientos para invertir en cursos o charlas para empoderarlos.

Asimismo, otro de los factores que no querían dejar de lado es el de la jubilación. Por ello, comenzaron a trabajar con otras empresas para idear programas que faciliten la transición a esta etapa de la vida, de manera que estas personas adquieran recursos específicos para sentirse activas y útiles después de dejar de trabajar.

La realidad es que el perfil de las personas mayores de los municipios en los que trabaja Bizipoz varía. Sus necesidades son diferentes. No obstante, la forma en la que actúa la cooperativa suele ser similar en todos los lugares: se centran, sobre todo, en la práctica y en dinámicas activas que pueden durar hasta un año en grupos integrados por unos 15-20 individuos.

Aun así, el perfil más habitual es el de una persona de entre 55 y 65 años, prejubilada, y muchas amas de casa. “Son personas proactivas y el tener esta nueva puerta al envejecimiento les ha hecho abrir los ojos a una realidad más esperanzadora y encontrar un espacio”, afirman Beatriz y Eider.

La razón por la que Bizipoz se dirige a personas a partir de los 55 años es porque los estudios e informes internacionales hablan de “personas mayores” a partir de esa edad. “No podemos empezar a formar a las personas cuando tienen ya una determinada edad. La idea es incidir en la prevención, que la gente vaya adquiriendo poco a poco nuevos hábitos saludables o vaya interiorizando conceptos del envejecimiento activo. Todo está en la prevención, por eso empezamos a formar a partir de los 55”, comparten.

El éxito de Bizipoz es que está continuamente reinventándose y adaptándose a los cambios sociales. El proyecto nació, primero, para desempeñar un papel concreto y hoy abarca empresas, servicios sociales y asociaciones. “Siempre se pueden hacer cosas nuevas en aras al envejecimiento activo. Nuestro trabajo es ir por delante, adelantarnos para que luego no haya que invertir en dependencia”, sostienen.

Además de ofrecer este servicio ante la escasez y falta de acción a la hora de hacer frente al actual y futuro problema demográfico, lo que caracteriza a Beatriz y Eider es su verdadera vocación. Una de cada cuatro personas en España tiene más de 55 años y en 2050 esta cifra llegará al 35%.

El enorme trabajo que realizan en Bizipoz ha hecho que consiga reconocimientos muy importantes. Por ejemplo, la presencia en la lista de los 30 proyectos de jóvenes menores de 30 años con mayor potencial innovador y capacidad para transformar su sector de la revista Forbes.

Lo que Beatriz y Eider valoran más es la diferencia de cómo los mayores empiezan los cursos y cómo los terminan. “Estas personas vienen como última escapatoria porque la jubilación les está metiendo en un pozo profundo. Se miran al espejo y se ven con otra alegría. Los testimonios y resultados dicen que merece la pena lo que estamos haciendo y por eso seguimos en ello”, concluyen.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizás te guste

La banca y su lucha por la inclusión social

La inclusión social no puede existir sin la financiera, que funciona como un motor que estimula las economías familiares y empresariales.

¿Qué son los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU?

Banco Santander, junto con más de 125 bancos, ha firmado los principios de Banca Responsable para contribuir a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas.

Emprender para ayudar también es posible

El emprendimiento social se está afianzando como un modelo que satisface las necesidades y exigencias de los nuevos consumidores.