La inclusión financiera como instrumento para combatir la pobreza y la desigualdad social

La inclusión financiera se posiciona como uno de los principales factores para acabar con la desigualdad social y erradicar la pobreza.

Leerlo te llevará 1 minutos

Gracias al desarrollo tecnológico, los servicios financieros están más disponibles que nunca para la sociedad. La inclusión es esencial para el desarrollo de la economía y para erradicar la pobreza


Hablar de caja de ahorros y de inclusión financiera es hablar del reverendo y doctor escocés Henry Duncan. Aunque el concepto de banco moderno surgió un siglo antes de su iniciativa en 1810, él fue el encargado de que no solo las clases altas tuvieran acceso a la banca. En su mente estaba que las cajas de ahorros fueran accesibles para los más desfavorecidos con el objetivo de acabar con la desigualdad social.

La inclusión financiera es fundamental para erradicar la pobreza y conseguir que todo el mundo tenga las mismas oportunidades. La tecnología permite ahora establecer un contacto con los bancos desde cualquier punto del planeta. Por ejemplo, en algunos países de África es posible que encontremos pueblos que se sitúan lejos de las grandes ciudades donde existen las sucursales, agricultores que no tienen medios para acudir a ellas y que, por tanto, no pueden solicitar ayuda financiera para sostener o impulsar sus negocios.

En Kenia, solo el 20% de los adultos tenía una cuenta bancaria en 2006, apenas había cajeros automáticos y era casi imposible realizar transferencias. La población llegó incluso a intercambiar tarjetas de prepago de móviles como sustituto del dinero en efectivo. La aparición del sistema de transferencias M-Pesa cambió el panorama. Permitía enviar y guardar dinero con mayor facilidad.

En Brasil, por ejemplo, Banco Santander ha lanzado Superdigital, una plataforma de pago digital independiente, construida como una cuenta de pago, que permite a la entidad aumentar sus posibilidades de bancarizar a los clientes sin importar su perfil socioeconómico. Inclusión financiera es sinónimo de progreso y permite a la población sobrellevar situaciones de crisis económicas, problemas de salud, pérdidas de empleo, emprendimiento… Así como permitir en aquellos países menos desarrollados que las mujeres sean más independientes y tengan un papel activo en el progreso de la sociedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizás te guste

La banca y su lucha por la inclusión social

La inclusión social no puede existir sin la financiera, que funciona como un motor que estimula las economías familiares y empresariales.

Volver a trabajar después de ser víctima de violencia de género

La violencia de género es una de las grandes preocupaciones de la sociedad. Es esencial que las mujeres que han sufrido agresiones se reincorporen al mundo laboral. En muchas ocasiones, hay que ayudarlas a dar el paso.  

Coaching para los jóvenes que más lo necesitan

Coach Exit es una iniciativa que ayuda a jóvenes en riesgo de exclusión social a prosperar personal y profesionalmente.