Becas y programas para la inclusión femenina

Una radiografía al ámbito científico-tecnológico de España dibuja un panorama ya conocido con relación a las mujeres: son más las alumnas matriculadas en la universidad pública, pero la cantidad se va reduciendo en lo que se refiere al ejercicio de la profesión.
Leerlo te llevará 4 minutos
Una radiografía al ámbito científico-tecnológico de España dibuja un panorama ya conocido con relación a las mujeres: al tiempo que son más las alumnas matriculadas en la universidad pública (54%), la cantidad se va reduciendo en lo que se refiere a tesis leídas (50%), científicas en ejercicio (39%) y, por último, directivas y catedráticas (21% en el ámbito público y 43% en el privado)

En este último aspecto, sorprende que solo haya una mujer dirigiendo uno de los siete organismos públicos de investigación dependientes del Gobierno de España. Se trata de Rosa Menéndez, presidenta del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). 

Unos porcentajes recogidos por el estudio de la Unesco ‘Mujeres en Ciencia’ que confirman que, igual que en otros muchos campos, las mujeres se hallan con todo género de contrariedades –muchas de ellas estructurales, aunque también siguen coleando los efectos de la crisis– para escalar en su carrera. No obstante, no son malos datos si se equiparan con la media de la UE, que solo alcanza el 33% de mujeres estudiantes. Y a nivel global, la Unesco la ubica en el 30%. Eso sí, el hecho de que los números estén atascados desde 2009, según apunta el estudio ‘Científicas en Cifras’ del Ministerio de Economía, señala que queda mucho camino por recorrer.

Siendo conscientes de que la igualdad de género en el terreno científico-tecnológico es uno de los grandes desafíos que encara la sociedad española (y el planeta en general, tal como recoge la Organización de la Naciones Unidas en su agenda 2030 de desarrollo sustentable), existen diferentes organismos públicos y privados que cuentan con becas que procuran acrecentar la presencia femenina en este campo. Que es, en realidad, uno de los que más puestos está produciendo hoy día y que, indudablemente, representa un campo clave para configurar una economía de valor añadido. Estos son algunos ejemplos:

– For Women in Science de L’Oréal y la Unesco 

El programa más longevo fue puesto en marcha por la L’Oréal Corporate Foundation y la Unesco en 1998, por lo que ahora se está celebrando el vigésimo aniversario. Por una parte, reconocen de año en año la tarea de cinco investigadoras sobresalientes de cinco zonas del planeta diferentes que hayan realizado una contribución al avance científico. Desde el lanzamiento del programa, los premios L’Oréal-Unesco han distinguido a cien mujeres; dos de ellas han recibido más tarde el Premio Nobel.

En España, el programa ha desarrollado múltiples ideas para dar visibilidad a las mujeres científicas y fomentar la vocación de las futuras generaciones. Entre todas ellas, resaltan las Bolsas de Investigación, que cada año otorgan cinco becas de 15.000 euros a jóvenes científicas con el objetivo de que desarrollen sus proyectos de investigación.

– Becas Talento Mujer de Banco Santander

La segunda edición del programa de becas Talento Mujer del Banco Santander –cuyo plazo de presentación de candidaturas acabó en octubre– entrega 25 ayudas económicas a mujeres que deseen estudiar másteres y postgrados del campo STEM (ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas), con la siguiente realización de prácticas formativas en el propio banco.

El objetivo es promover de forma activa el desarrollo del talento femenino y facilitar su integración en el mercado de trabajo. Una comisión considerará y valorará la experiencia profesional de todas y cada una de las aspirantes, su expediente académico y su nivel de inglés. Las 25 mujeres que consigan la beca recibirán el 75% del coste del máster, con un máximo de 5.000 euros.

– Mothers of Science, del Barcelona Institute of Science and Technology

El Barcelona Institute of Science and Technology (BIST) empezó a fines de 2017 su programa de becas The Mothers of Science, con el objetivo de dar la vuelta a un dato con el que no se sentían cómodos: contaban con un 41% de investigadoras, pero solo un 15% de directores de proyectos eran mujeres. De ahí que, en su primera edición concedieron diez becas de 400 euros mensuales a lo largo de un año, con una cantidad de aproximadamente 50.000 euros.

El objetivo de la iniciativa es dar apoyo a investigadoras con hijos que estén en proceso de competir por una situación de liderazgo científico, y que de esta manera puedan pagar un canguro extra o bien un viaje de trabajo para seguir con su investigación. Otra de las acciones del programa BIST-Empowering Women in Science es la creación de una red de guías que pongan en contacto a investigadoras júnior con mujeres líderes científicas para que puedan trabajar de forma conjunta en el desarrollo profesional.

– Women Techmakers Scholars, de Google

El gigante digital cuenta con este programa de ayudas destinado a promover la presencia de las mujeres en el campo de las TIC, inspirado en la visión de la doctora Anita Borg, una vanguardista en la lucha por la igualdad de género en el terreno de la computación y las nuevas tecnologías.

Las ganadoras de las becas (el plazo de presentación para esta edición ya está cerrado) van a recibir 7.000 euros para cursar un título de grado o bien postgrado en el campo de las Ciencias Computacionales, Ingeniería en Computación, Informática o bien en otra materia técnica relacionada. Eso sí, las aspirantes escogidas deben tener un expediente académico sobresaliente y demostrar liderazgo y pasión por el propósito de acrecentar la presencia femenina en el planeta de la tecnología.

– Proyecto europeo Hypatia, con presencia del FECYT

En este caso, no se trata de ningún programa de becas, sino de un proyecto europeo que tiene como objetivo principal promover que las chicas de 13 a 18 años opten por la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas (STEM) tanto en centros de educación como, más adelante, en sus trayectorias académicas. En este sentido, en España, mientras que en las carreras de ciencias hay un 51% de alumnas, en las carreras de Ingeniería y Arquitectura esa cantidad solo llega al 25% del total.

El programa también fomenta la participación de centros de educación, museos, instituciones de investigación y también industria en la comunicación del modelo STEM desde una perspectiva inclusiva en lo que se refiere al género. Una de las claves de Hypatia, en el que participa la Fundación De España para la Ciencia y la Tecnología (FECYT), es la creación de ‘hubs’ nacionales en los quince países participantes en el proyecto para fortalecer la interacción de todas y cada una de las partes interesadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizás te guste

Coaching personalizado para los jóvenes que más lo necesitan

José María López Sanz, empleado de Banco Santander, es uno de los voluntarios del programa Coach Exit de la Fundación Exit, que se pone en contacto con jóvenes con dificultades académicas.

Inclusión financiera: la tecnología permite crear puentes

Es esencial que todo el mundo tenga acceso a servicios financieros. Por ello, diversos proyectos de inclusión financiera ayudan a los países en desarrollo a no ser discriminados.

Promoción de los derechos infantiles en la educación

“Los niños son el futuro de nuestra sociedad”. Es por ello por lo que es esencial que destinemos todos los recursos posibles para que los derechos infantiles sean respetados y garantizados, también desde las aulas.