Conciencia y arte digital: tecnología para la sostenibilidad


Leerlo te llevará 2 minutos

La artista Naziha Mestaoui lucha por el medio ambiente desde la cultura y la tecnología con proyectos digitales que buscan impactar positivamente en la población. La artista Naziha Mestaoui lucha por el medio ambiente desde la cultura y la tecnología con proyectos digitales que buscan impactar positivamente en la población.

“El futuro es el que nosotros mismos creamos”. La artista y arquitecta belga Naziha Mestaoui lo tiene muy claro y, por eso, con sus obras trata de llamar la atención de la gente sobre nuestro entorno. Una de sus preocupaciones es la deforestación: desde 1990 se han perdido unos 129 millones de hectáreas de bosques (una superficie casi equivalente a la de Sudáfrica), según el estudio Evaluación de los recursos forestales mundiales 2015 de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés). Para concienciar y ayudar a revertir esta situación, Mestaoui decidió echarle corazón.

One Heart, One Tree (un corazón, un árbol) es el proyecto que la artista mostró al mundo en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático de 2015 (COP21) en París (Francia). Esta iniciativa, que siguieron más de 1,3 millones de personas, permitía que cualquier persona pudiera plantar un árbol virtual a través de una aplicación en su teléfono móvil inteligente. Esta recogía el latido del corazón del usuario y luego lo proyectaba sobre la Torre Eiffel, junto con un mensaje escrito por la persona, como si un árbol creciera al unísono de las pulsaciones.

El proyecto no se limitaba a una representación digital, también buscaba un impacto real  en la lucha contra la deforestación: por cada semilla virtual, se plantaría un árbol en alguna de las iniciativas de reforestación en los cinco continentes en las que la artista participa gracias a las donaciones de los participantes. A día de hoy, el número de árboles a plantar es 53.428 y el programa cuenta con el apoyo de embajadores como la oscarizada actriz Marion Cotillard y el jefe indígena de una tribu amazónica, Benki Piyako.

“Quería crear una obra que combinara arte, tecnología y humanidad para mostrar que no solamente estamos totalmente interconectados con la naturaleza, sino que, de hecho, somos parte de ella”, afirma Mestaoui, quien cree que es posible hacer que nos reconciliemos y volvamos a sentir en sintonía con la naturaleza gracias al arte digital. Estas ideas beben de sus viajes entre pueblos aborígenes en el Amazonas, la India y Omán.

La artista, pionera en el campo del arte digital, es reconocida como una de las creadoras del videomapping en 3D en tiempo real, una técnica patentada que mezcla experiencias físicas y tangibles con un mundo inmaterial. Además de transformar el monumento parisino por excelencia en un bosque virtual, Mestaoui ha jugado con esta misma técnica en otros proyectos. Fundó su propia empresa, Electronic Shadow, con la que ha explorado entornos inmersivos e interactivos. También ha expuesto en lugares como el MOMA de Nueva York (Estados Unidos), el Centre Georges Pompidou de París (Francia) y el Museo de Fotografía de Tokio (Japón). “Todo es posible, podemos hacer cualquier cosa con nuestras tecnologías y darle un uso diferente al que se espera de ellas”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizás te guste

El final del uso del petróleo está próximo

¿Abandonaremos el petróleo porque será demasiado caro o porque habremos encontrado alternativas? Esta materia prima está presente en todos los aspectos de nuestra vida, ¿te imaginas un día a día sin usarlo?

A la conquista del material del futuro del modo más sostenible

José Manuel Estrada, uno de los socios de Trovant Technologies, explica cómo han obtenido el material que está llamado a ser el que revolucione la forma de generar energía.

Hacia un mundo sin facturas de papel

En la actualidad, son muchas las preguntas que se nos presentan sobre cómo una empresa puede evitar costes innecesarios o mejorar su productividad. Si a esto se une la posibilidad de generar un menor impacto negativo en el medioambiente, aparecen nuevas cuestiones… ¿Facturas electrónicas o en papel?