Cómo cambiar el mundo con un ‘litro’ de luz

Camilo Herrera ha diseñado un sistema para ofrecer luz e internet de forma gratuita en zonas aisladas, de conflicto o afectadas por catástrofes naturales, aprovechando botellas de plástico desechadas para crear bombillas que iluminen el interior de casas.
Leerlo te llevará 2 minutos
Camilo Herrera ha diseñado un sistema para ofrecer luz e internet de forma gratuita en zonas aisladas, de conflicto o afectadas por catástrofes naturales

Camilo Herrera se define como un “antiemprendedor”. Cree que la mayoría de las innovaciones se destinan a personas que tienen muchos recursos y que pueden permitírselo. Por el contrario, este joven innovador se centra en sectores de la población “en los que nadie piensa y a los que nadie se dirige“. Un ejemplo de ello es su proyecto Un Litro de Luz, que se centra en ayudar a hogares con pocos recursos y aislados de la luz eléctrica. Aunque empezó como un proyecto en Colombia, ahora ya se ha trasladado a ocho países.

Un Litro de Luz consiste en aprovechar botellas de plástico desechadas para crear una especie de bombilla que ilumine el interior de casas que no tienen conexión a la red. Con una combinación de agua y cloro, este invento consigue que la luz se refleje en el interior de las botellas y se expanda en la habitación. Se coloca la botella en un hueco en los tejados y las casas se iluminan.

El proyecto ha evolucionado desde esta idea inicial hasta conseguir llevar electricidad y conexión a internet a zonas aisladas, a través de su nuevo dispositivo ELIOT (acrónimo de Energy Light Internet Of Things). A través de unos postes en los que se integran energía solar, baterías y unos routers que se conectan a internet por satélite, este “antiemprendedor” consigue que comunidades enteras puedan conectarse a internet y disponer de luz eléctrica.

Estos postes, de 6 metros de altura, disponen de unos reguladores automáticos que permiten marcar las horas en las que estarán encendidos y regular la duración de la batería. Los dispositivos tienen 100.000 horas de vida útil. Durante este periodo, la organización de Herrera apoya las reparaciones necesarias de los postes (tanto en materiales como en componentes) a través de un servicio denominado LIFE (Light and Internet For Ever). Actualmente, trabajan en Colombia, Ghana, Kenia, Marruecos, Chile, Brasil y Ecuador, países en los que han conseguido “democratizar el acceso a estos servicios públicos”.

Con el propósito de llevar estas prestaciones a las zonas donde más se necesitan, Un Litro de Luz ha suscrito una alianza con Google a través del programa Desafío Google. El objetivo de esta colaboración es diseñar paquetes que incorporen los componentes necesarios para que los habitantes de estas zonas puedan crear por sí mismos los postes. Estas cajas se repartirán en zonas de conflicto o afectadas por desastres naturales y en las que el acceso a internet y a la red eléctrica se ha vuelto imposible.

Este joven colombiano, reconocido como Innovador menor de 35 Colombia 2016 por MIT Technology Review en español, considera que esta tecnología servirá para aplacar las duras condiciones tras una catástrofe. Lo que empezó con una botella con agua y cloro ha terminado en un proyecto de asistencia humanitaria a gran escala. El objetivo de Herrera sigue siendo el mismo: “Democratizar aquello que solo estaba pensado para una elite”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizás te guste

El final del uso del petróleo está próximo

¿Abandonaremos el petróleo porque será demasiado caro o porque habremos encontrado alternativas? Esta materia prima está presente en todos los aspectos de nuestra vida, ¿te imaginas un día a día sin usarlo?

A la conquista del material del futuro del modo más sostenible

José Manuel Estrada, uno de los socios de Trovant Technologies, explica cómo han obtenido el material que está llamado a ser el que revolucione la forma de generar energía.

Hacia un mundo sin facturas de papel

En la actualidad, son muchas las preguntas que se nos presentan sobre cómo una empresa puede evitar costes innecesarios o mejorar su productividad. Si a esto se une la posibilidad de generar un menor impacto negativo en el medioambiente, aparecen nuevas cuestiones… ¿Facturas electrónicas o en papel?