El águila imperial ibérica: proyectos para su recuperación

Los animales interaccionan con el entorno y con otros de su misma o distinta especie. Así, la desaparición de uno puede causar de forma indirecta la muerte de otro. En España, el águila imperial ibérica es uno de los que más está en peligro.
Por Equipo Editorial
Leerlo te llevará:3 minutos
Los animales interaccionan con el entorno y con otros de su misma o distinta especie. Así, la desaparición de uno puede causar de forma indirecta la muerte de otro; o bien se produce el efecto adverso: la superpoblación

Por ello, es esencial mantener un balance medioambiental que proteja la biodiversidad y asegure su supervivencia.

En España, el águila imperial ibérica es uno de los animales que más está en peligro. Esta ave vive en el suroeste de nuestro país, concentrándose en el Parque Natural de Doñana.

Por eso, las autoridades ya diseñan proyectos concretos que eviten su desaparición e incentiven el nacimiento.

El Catálogo Andaluz de Especies Amenazadas establece que casi 600 seres vivos emparentados están en peligro de extinción. Gran parte son animales vertebrados terrestres, sobre todo aves. Sin embargo, la flora también está afectada.

Por el momento, la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía controla de manera especial 147 tipos de fauna y flora, entre las que destacan el lince ibérico, el pinsapo y el águila imperial.

Estos proyectos de restauración están subvencionados con ayudas públicas, aunque también los apoyan fundaciones privadas. De hecho, la Fundación Banco Santander ha ayudado a recobrar y preservar la presencia del águila imperial en Doñana.

Proyecto de restauración del águila imperial

El águila imperial ibérica desapareció casi por completo hace 60 años en varios lugares de Andalucía. Sin embargo, los proyectos de recuperación han logrado reintroducirla en Doñana, Sierra Morena y la comarca de la Janda, en Cádiz.

Es un ave rapaz de especial importancia. Está considerada una “especie paraguas”, esto es, comparte las mismas necesidades de hábitat que otras especies, no solo aves.

Por ello, los planes que se lleven a cabo para preservarla tendrán, por supuesto, un efecto favorable sobre su propio ecosistema y sobre la supervivencia de otros animales, aumentando así la  biodiversidad del lugar.

Estas son las amenazas que ponen en peligro la vida del águila imperial:

  1. Escasez de alimento. Esta ave se alimenta de conejos, por lo que si estas especies escasean, disminuye su probabilidad de supervivencia. La población de estos roedores no siempre se mantiene. Están expuestos a enfermedades como la mixomatosis y la neumonía hemorrágica vírica. Además, suelen ser presas de caza.
  2. Los cebos envenenados han causado la muerte de más de 40 águilas imperiales en ocho años.
  3. Las líneas eléctricas son una de las mayores causas de muerte de las aves. Asimismo, perjudica a muchas especies  en fase de dispersión, algo que complica su expansión a otros lugares.
  4. Pocas zonas donde anidar. La degradación del hábitat complica la presencia de zonas donde las aves puedan anidar. Esto provoca que su aislamiento peligre y que no se dispersen. Por ello, el águila imperial viaja y se reproduce menos.
  5. Polución. Que un águila ingiera un animal muerto por disparo es fatal. Los perdigones están hechos con plomo y daña gravemente la salud de las aves.

¿Dónde localizar a las Águilas Imperiales? 

Suelen vivir en bosques o montes, normalmente próximos a marismas. Su gran tamaño y robustez hacen que necesiten árboles enormes para crear los nidos. Antes del siglo XIX, se encontraban en el centro y sur portugués, en la mayor parte de España y en el norte de África.

A partir del siglo XX, la población de águilas imperiales decreció considerablemente. Ahora se encuentran en los valles del Tajo y del Tiétar, las sierras de Guadarrama y Gredos, Montes de Toledo, de Extremadura, Sierra Morena, Doñana, en la comarca gaditana de Janda y en la zona bética.

Doñana

Los proyectos de recuperación de esta especie en el parque natural permiten consolidar su presencia. En 2015 y 2016, se hallaron nueve parejas de águilas con 15 polluelos. Ahora, han nacido diez nuevas crías.

En toda Andalucía hay 111 parejas. En los últimos 16 años se han reintroducido 90 polluelos. Para continuar con la recuperación del ave las autoridades cuentan con tres líneas de actuación:

– Restablecer la comunidad de conejos.

– Alimentación adicional para asegurar la reproducción.

– Dispersión de animales en nuevas zonas.

El anillamiento

Con el objetivo de hacer un seguimiento de la comunidad de águilas imperiales, a las crías se las anilla antes soltarlas. El anillamiento permite observar sus movimientos, analizar la mortalidad, las mudas y percibir modificaciones morfológicas.

Esta tarea está a cargo de los agentes medioambientales expertos en labores verticales y de escalada, ya que los nidos se encuentran a gran altura. En los próximos se van a anillar siete crías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizás te guste
  • Banca y Sociedad

Un software capaz de democratizar el uso de energía solar

La empresa española Rated Power pretende revolucionar el sector de la energía fotovoltaica a base de simplificar procesos de instalación y gestión de plantas solares.
  • Banca y Sociedad

Energía solar sobre ruedas para una conducción libre de CO2

Las emisiones de CO2 no paran de crecer y, con ellas, los numerosos problemas de salud de los ciudadanos y la destrucción del medioambiente. El sector del automóvil apuesta por la energía solar como la renovable más eficaz para desarrollar sus nuevos modelos.
  • Banca y Sociedad

Participación ciudadana para mejorar nuestras ciudades

Como ciudadanos, y si queremos ir de la mano del progreso, debemos cuidar nuestra urbe. La plataforma Vega Viva nos implica directamente en el mantenimiento de las ciudades.